1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía alemana

“Si el Estado salva bancos, también tiene que salvar a Opel”

En Opel había reunión de emergencia. El consejo de administración ha fijado las bases de un plan llamado a salvar a la compañía del desastre. El presidente del sindicato alemán DGB habla sobre la situación de la marca.

default

Los problemas de GM provocan graves dificultades en un ya de por sí débil Opel.

El plan de salvamento que discutido hoy los directivos de Opel puede convertirse en el elemento que decida sobre la vida o la muerte de la empresa automotriz. De la viabilidad y consistencia de las medidas adoptadas por la jefatura dependerá que el Gobierno alemán se decida o no a ayudar a la mermada firma.

Opel no es Mercedes, ni tampoco BMW. Hace años que los balances de la compañía no arrojan buenos resultados. La crisis financiera ha afectado a la marca considerablemente, sobre todo a través de las dificultades por las que pasa su propietaria: la estadounidense General Motors (GM).

Pero de Opel no deja de ser una empresa tradicional, uno de los emblemas clásicos del automovilismo germano. Y, lo que es aún más importante, de ella dependen muchos puestos de trabajo. Por eso, el presidente del sindicato alemán DGB, Michael Sommer, opina que Berlín debería hacer todo lo posible por sacar a los “opelianos” del atolladero.

Christoph Heinemann: Señor Sommer, ¿cree usted que el Gobierno alemán pondrá en marcha un plan de saneamiento para Opel?

Michael Sommer: Espero que sí. Los representantes de Opel llevan pidiéndole ayuda al Gobierno alemán desde el otoño pasado. En algo se les ha apoyado ya, pero sigue faltando un concepto a largo plazo. En mi opinión, los compañeros de Opel tienen razón cuando dicen que se necesita una 'solución europea', siempre y cuando ésta sea practicable, que los libere de General Motors.

“Europea” significa que la solución contemple conjuntamente los casos de Opel y Vauxhall, la otra marca que GM compró en el continente. Relacionar de este modo las dos firmas, ¿tiene posibilidades de futuro o es sólo el bote salvavidas al que todos se acogen porque no se divisa ningún otro en el horizonte?

No sé si es un bote salvavidas, pero yo creo que la 'solución europea', acompañada de una política de producción y de tecnología inteligentes, puede ser una buena oportunidad. Recuerdo que hace dos años estuve en Opel, vi los trabajos que allí se realizaban en materia de células de combustible y estoy convencido de que existe en la compañía una base tecnológica lo suficientemente potente como para producir coches nuevos y con futuro.

Michael Sommer, Vorsitzender des Deutschen Gewerkschaftsbundes, haelt am Donnerstag 1. Mai 2008 auf der zentralen Mai-Kundgebung des DGB in Mainz eine Rede.

Michael Sommer, presidente del sindicato alemán DGB.

Pero los problemas estructurales del consorcio, al contrario de lo que sucede en otras empresas automotoras, son enormes…

Por eso mismo opino que tienen que proceder en tres fases. Primero, hay que estabilizar las ventas: a este respecto queda mucho por hacer. Y Opel debe cambiar su política de personal para garantizar el trabajo a los empleados y a la empresa el mantenimiento del personal cualificado. En segundo lugar, se necesita un concepto industrial que en mi opinión tiene que ser europeo: en él se está trabajando en estos momentos. Y en la tercera fase es que ha de aplicarse con éxito lo decidido en las dos anteriores.

Y el Gobierno, ¿debe o tiene que hacer uso del dinero público para ayudar a Opel?

El Estado puede, debe y tiene que hacer uso del dinero público para salvaguardar la base industrial de Alemania y de Europa y hacerla resistente para enfrentar el futuro.

¿Y debe participar en Opel?

Tiene que actuar en el ramo industrial del mismo modo en que lo está haciendo en el bancario, porque la economía alemana y la europea también se sustentan en la industria. Igual que se están salvando bancos, también se deben salvar empresas y puestos de trabajo.

Y para llevar a cabo esta tarea sabemos muy bien en qué tenemos que fijarnos: ¿existe un concepto? ¿Es éste viable? ¿Busca la compañía mejorar su posición de en el mercado o se trata realmente de asegurar su supervivencia y los empleos a ella ligados? En mi opinión, Opel cumple con todos los requisitos y el Estado tiene que ayudar a la marca.

¿Hasta dónde pueden llegar las ayudas con cargo a las arcas públicas? ¡Siga leyendo!

DW recomienda