1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

“¿Si Derechos Humanos preocupan, por qué Sarkozy no boicotea negocios con China?"

Los disturbios por la llama olímpica en Londres y París evidencian la algidez de los Juegos Olímpicos de Pekín. A cuatro meses de su inauguración puede pasar aún mucho. El Comité Olímpico está cada vez más nervioso.

default

La llama olímpica el domingo en Londres y el lunes en París.

"Respetamos las decisiones autónomas de la política, así como esperamos de la política que respete las decisiones de las organizaciones deportivas", dijo hoy a la agencia el alemán

Thomas Bach, vicepresidente del COI (Comité Olímpico Internacional).

Menos diplomático fue otro de sus colegas, que pidió no ser citado pero se despachó a gusto contra "los políticos", en especial contra el presidente francés, Nicolas Sarkozy, que baraja un boicot a la ceremonia inaugural.

Doble moral

"Creo que todo esto del boicot es una utilización de los Juegos por parte de los políticos. ¿Por qué Sarkozy no boicotea sus negocios con China, que cerró al mismo tiempo que hablaba de los derechos humanos?", dijo al miembro del COI.

Ubicado en pleno centro financiero de Pekín, en el que las grúas se multiplican y los edificios para el asombro están a la orden del día, el hotel "China World" será hasta el fin de semana el escenario de reuniones clave: por sus pasillos deambulan la plana mayor del COI, los presidentes de los 205 comités olímpicos nacionales y decenas de presidentes de federaciones.

Y en las conversaciones no surge el deporte, porque el tema es uno: la situación en el Tíbet, escenario de revueltas sangrientamente reprimidas por las fuerzas de seguridad chinas, y la forma en que el asunto afecta a los Juegos. Sarkozy insinúa un boicot a la ceremonia inaugural del 8 de agosto, decisión que ya tomó el jefe de gobierno polaco.

Crítica a ONGs

¿Cómo se zafará el COI de las cada vez más fuertes presiones, del ambiente que amenaza con convertir el camino a los Juegos -y los Juegos mismos- en un sobresalto tras otro? En eso trabaja el presidente del COI, Jacques Rogge, que mantiene reuniones con los comités olímpicos nacionales y con altos responsables chinos. Se espera un "gesto", algo que contribuya a rebajar la presión que siente el COI, acusado por muchos de insensible y de no importarle la defensa de los derechos humanos.

Dentro de esas discusiones podría surgir la opinión del mexicano Mario Vázquez Raña, un hombre clave en el poder olímpico, integrante del comité ejecutivo del COI y presidente de la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales (ACNO). "Las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) tienen su forma de ser, todas buscan su forma de actuar como les conviene. Las respetamos, pero algunas no actúan con la claridad y legalidad que deben actuar", dijo el mexicano.

Bach, en un fiel reflejo del discurso "oficial" del COI, cree que no se debe mezclar a los Juegos con la política. Un mensaje dirigido a aquellos atletas que ya prometieron utilizar durante los Juegos una pulsera con la leyenda "Sports for Human Rights" ("El deporte a favor de los Derechos Humanos").

No a la politización del deporte

"En este momento hay unas 50 guerras en este mundo. Si cada una de las partes involucradas intenta manifestarse políticamente, eso afectará a los Juegos. Digo 'sí' a la libertad de expresión, pero 'no' a las manifestaciones políticas en los escenarios de competencias, en la villa olímpica y en el estadio olímpico durante las ceremonias".

¿Preocupa la amenaza de boicot por parte de Sarkozy? "Primero se plantearon tres condiciones, después se lo desmintió. En ese sentido la que tiene que aclarar las cosas es la política francesa", dijo Bach. Otro de sus colegas, sumamente molesto con el francés, optó por el comentario sarcástico. "Nos da igual si no viene Sarkozy. No cambia nada. Eso sí, quizás sí sea una pena si no viene Carla Bruni".

DW recomienda