1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Servicio Inteligencia alemán: “EI aprovecha flujos de refugiados”

El titular del servicio de inteligencia interior de Alemania asegura que el llamado Estado Islámico quiere atacar, pero las autoridades desconocen un plan específico.

Hans-Georg Maaßen, titular del Bundesverfassungsschutz (BfV), el servicio de inteligencia interior de Alemania.

Hans-Georg Maaßen, titular del "Bundesverfassungsschutz" (BfV), el servicio de inteligencia interior de Alemania.

El presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, Hans-Georg Maaßen, advirtió que los yihadistas están aprovechando los flujos de refugiados para infiltrar a sus milicianos en Europa. El titular del "Bundesverfassungsschutz" (BfV), admitió haberse equivocado al evaluar la capacidad de acción de las milicias terroristas del llamado Estado Islámico (EI).

En una entrevista con el diario Welt am Sonntag, el funcionario da un giro al discurso oficial mantenido hasta el momento, centrado en desvincular a los refugiados de los terroristas, y reconoce que se había hecho un análisis erróneo. Maaßen explicó que el organismo creyó que era improbable que el EI se aprovechase de la ola de refugiados y de migrantes que llegó a Europa en los últimos meses para infiltrarla y colocar a sus seguidores en diversos países del continente.

"Creímos que el riesgo (para el EI) era demasiado alto. Pero entretanto sabemos que tenemos que saber más del EI. A pesar de que no tenía necesidad de aprovecharse de la ola migratoria para llevar a su gente (a Europa), hoy sabemos que lo hizo. Es lo que llamo show of force (demostración de poder)", dijo.

Posibles identidades falsas

El mayor problema de los migrantes y refugiados que llegaron a Alemania es que más del 70 por ciento de ellos no tiene pasaporte que los identifique y que se los registra con los datos que ellos mismos entregan: "Me preocupa que, si bien tenemos registrados en nuestros bancos de datos y de los servicios amigos las identidades de personas peligrosas, puede ser que no los descubramos entre nosotros porque llegaron con identidades cambiadas", manifestó el máximo responsable de inteligencia interior de Alemania.

Llamó también la atención sobre las actividades de islamistas y salafistas en los centros de refugiados en Alemania, donde buscan nuevos seguidores: "Hemos contabilizado alrededor de 300 intentos de contactar. Nos preocupan sobre todos los numerosos refugiados menores no acompañados. Ese grupo es un claro objetivo", subraya. Al mismo tiempo, alertó sobre la posibilidad de que se perpetren en el futuro atentados islamistas en Alemania.

"El EI tiene intenciones de atacar a Alemania y los intereses alemanes", la situación es "muy seria", dijo, aunque "en este momento no tenemos conocimiento alguno de planes concretos". También afirmó que la propaganda del EI apunta a alentar a partidarios a tomar la iniciativa para perpetrar atentados en Alemania. Sus declaraciones se producen luego de que el grupo militante divulgara un video en el que sugiere que podría perpetrar más ataques en Occidente tras los atentados en Bruselas y París, y nombró a Londres, Berlín y Roma como posibles blancos.

Seguimiento efectivo y suerte

Además, Maaßen afirmó que Alemania ha evitado sufrir grandes ataques hasta el momento gracias al trabajo de agencias de seguridad y a la suerte que representó, por ejemplo, la falla de detonadores de bombas en dos ocasiones: En 2014, un alemán descrito como un islamista radical fue acusado de plantar una bomba tubular que nunca explotó en una estación de tren de Bonn en 2012. En 2006, militantes islamistas dejaron dos bombas en maletines en trenes en Colonia, pero tampoco explotaron.

Según los datos que publica Welt am Sonntag, las fuerzas alemanas buscan a 76 islamistas potencialmente peligrosos contra los que pesa una orden de detención en el país. Las autoridades germanas estiman que en los últimos años alrededor de 800 personas (150 de ellas en 2015) han viajado desde Alemania a zonas de combate en Siria o el norte de Irak, aunque cada vez hay menos salidas. Alrededor de un tercio ha regresado a Alemania, 70 de ellos tras haber participado directamente en enfrentamientos o después de haber recibido formación militar. Las autoridades calculan que en torno a 130 de esos islamistas de origen alemán han muerto en las regiones de combate, 80 sólo en 2015.

RML (dpa, efe, reuters)

DW recomienda