1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Serie de ataques racistas en ciudad del este de Alemania

Un alemán borracho atacó hoy a una nigeriana en la ciudad germano-oriental de Magdeburgo, la misma en la que el fin de semana pasado se produjeron ataques xenófobos contra cuatro africanos y una iraquí embarazada.

El nuevo caso tuvo lugar a primeras horas de esta mañana, cuando un hombre de 33 años en estado de fuerte ebriedad golpeó violentamente la puerta de una nigeriana de la misma edad mientras profería insultos y amenazas de signo racista, informó la policía de Magdeburgo, a orillas del Elba.

Los agentes policiales explicaron que la furia del agresor, que fue detenido, estaba motivada por una pelea con su pareja.

El ataque contra la iraquí embarazada de cinco meses tuvo lugar en la noche del sábado en un autobús de la misma ciudad de la extinta República Democrática Alemana (RDA), marcada por una alta tasa de desempleo.

La joven, de 20 años, tuvo que ser ingresada rápidamente en el hospital con intensos dolores de vientre después de que un grupo de alemanes la atacara primero con comentarios xenófobos y después con agresiones físicas, informaron agentes policiales.

En el momento del ataque, la agredida se encontraba con su hermana menor, su esposo, también iraquí, y su hija de dos años y medio.

La policía alemana indicó que el autobús estaba muy lleno y el carrito del niño ocupaba mucho sitio, por lo que pronto se oyó un 'aquí no tenemos sitio para extranjeros' y 'turcos de mierda'. Poco después recibía un codazo en la cara y era empujada contra el carricoche mientras otro gritaba: 'Abran la puerta, los extranjeros apestan'.

Ningún viajero intentó frenar el ataque físico contra la mujer embarazada, aseguró la familia iraquí. El conductor, sin embargo, paró el autobús y llamó a la policía.

Los agresores, que primeramente lograron escapar, fueron detenidos rápidamente. Sin embargo, tras un acuerdo con la fiscalía de la ciudad fueron puestos en libertad ya el domingo por la mañana, aunque ya se han iniciado investigaciones contra ellos. Su argumento es que los iraquíes también fueron muy violentos y provocadores.

También tres hombres de Níger y una mujer del mismo país fueron atacados esa misma noche en Magdeburgo, capital del estado federado de Sajonia-Anhalt, en un concurrido barrio de bares y tabernas en el centro de la ciudad. Acababan de abandonar un bar cuando fueron atacados en la calle por un grupo de alemanes borrachos. Un hombre llamó a la policía, que tardó escasos minutos en llegar y pudo detener la paliza.

Tampoco en este caso los viandantes hicieron nada para evitar el ataque racista y lograr detener a los agresores, que se dieron a la fuga. El gobierno de Sajonia-Anhalt ha iniciado ahora una campaña para frenar el racismo en Alemania y concienciar a la población de la necesidad de ser valiente y no mirar hacia otro lado cuando se produce un ataque de estas características. (dpa)