1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Serbia critica reconocimiento de Kosovo y la UE solicita moderación

Los ministros del Exterior de los 27 países miembro de la Unión Europea (UE) dialogaron hoy en Brdo (Eslovenia) con sus homólogos de los países del oeste de los Balcanes

en una reunión centrada en la controvertida independencia de Kosovo y el acercamiento de Serbia al bloque comunitario.

Durante el encuentro, el ministro del Exterior serbio, Vuk Jeremic, criticó que la mayoría de los países miembro de la UE reconocieran la independencia unilateral de la ex provincia serbia, en tanto que la UE le reclamó "moderación". Belgrado no renunciará a Kosovo, advirtió Jeremic.

"Jeremic se quejó un poco y nosotros también nos quejamos otro poco", admitió el ministro de Exteriores esloveno y actual presidente del Consejo de la UE, Dimitrij Rupel. La UE espera que "Serbia demuestre moderación", dijo en referencia a la presencia de policías serbios en el norte de Kosovo, "y que realice progresos en el camino hacia la UE".

El primer ministro de Kosovo, Hashim Thaci, rechazó la posibilidad de una división del nuevo Estado: "Kosovo es un país independiente y nuestra integridad territorial está reconocida y garantizada por la comunidad internacional".

Con todo, Jeremic subrayó el interés de Belgrado por ingresar en la UE. "A pesar de todas las dificultades, avanzaremos en el camino hacia la integración europea", aseguró. Serbia está dispuesta a firmar de inmediato un pacto de Asociación y Estabilización con el bloque, una medida vista con recelo por varios miembros de la UE.

Bélgica y Holanda rechazaron una propuesta de Francia y Suecia para acelerar el ingreso de Serbia. El principal requisito impuesto por la unión a Belgrado para firmar un tratado de ese tipo es que colabore con el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY) en La Haya, lo que implica la entrega del presunto criminal de guerra serbio general Ratko Mladic.

El jefe de la diplomacia británica, David Miliband, consideró que la UE "ofreció a todos los países balcánicos una clara señal de que Europa es su patria y de que deberían orientarse en dirección europea". "La UE tiende la mano de la amistad a todos los países del oeste de los Balcanes", sentenció.

El enviado del bloque a Bosnia, Miroslav Lajcak, advirtió entre tanto que la concentración de la UE en los acontecimientos en torno a Kosovo amenaza con relegar a un segundo plano la situación en Bosnia-Herzegovina.

"La UE debe tener un papel clave en los Balcanes occidentales, pero para hacerlo así debe concentrarse en la región (...) Con toda la atención sobre Serbia y Kosovo, Bosnia no puede convertirse en un tema secundario", indicó Lajcak. (dpa)