1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Sentencia: TÜV no es responsable en principio por implantes

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sentenció hoy (16.02.2017) que en principio las certificadoras de calidad como la alemana TÜV Rheinland no son responsables por los daños sufridos por las mujeres afectadas por el escándalo de implantes mamarios defectuosos de la empresa francesa PIP.

Según el Tribunal, las certificadoras como TÜV no están obligadas a probar productos médicos como implantes, realizar controles sorpresa a los fabricantes o comprobar la documentación comercial del fabricante.

Sin embargo, no cerró por completo la opción de que tribunales nacionales ordenen en ciertas circunstancias que las empresas de control paguen indemnizaciones si han infringido la normativa nacional, debido a que la Directiva europea no aclara completamente este punto (Sentencia en el asunto C-219/15).

Prótesis hechas con una silicona industrial

El fallo se deriva de una demanda presentada por una mujer alemana contra TÜV Rheinland ante los tribunales germanos en la que exige una indemnización de 40.000 euros en concepto de daño moral.  La afectada se colocó en Alemania unas prótesis mamarias fabricadas en Francia por la firma Poly Implant Prothèse (PIP), pero al descubrirse en 2010 que habían sido hechas con una silicona industrial y no adecuada para uso humano, se volvió a operar para retirar los implantes.

El grupo TÜV Rheinland es una entidad fundada en 1872 y con sede en Colonia, Alemania, que evalúa y certifica todo tipo de productos en distintas partes del mundo. La empresa se ve a sí misma como una víctima más que fue engañada por PIP, y hasta ahora los tribunales alemanes le han dado la razón, ya que no ha habido sentencias condenatorias relacionadas con estos casos.

Por el contrario, en Francia sí se produjo en enero de este año una condena contra TÜV que la obliga a indemnizar a más de 20.000 mujeres, de ellas unas 7.000 latinoamericanas. TÜV anunció que apelará. (dpa)