1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Senado italiano avanza en aprobación de nueva ley electoral

El Senado de Italia avanzó con el estudio de la reforma de la ley electoral impulsada por el primer ministro, Matteo Renzi, al suprimir de una sola vez más de 35.000 enmiendas depositadas en los últimos días. Lo hizo con la aprobación de una enmienda que ya es conocida como "súper canguro", presentada por el senador del Partido Demócrata (PD, en el Gobierno), Stefano Esposito, y que suprime de un solo golpe otras 35.000 propuestas de modificación de la ley.

En el Parlamento de Italia suele emplearse el término "canguro" para referirse a una técnica anti-obstruccionismo por la que se agrupan por similitud numerosas enmiendas en una sola y se somete a votación.

Conocido como "Italicum", el proyecto de ley del futuro sistema electoral ha sido promovido por el líder socialdemócrata para intentar facilitar la gobernabilidad del país. Renzi quiere aprobar definitivamente la reforma antes de que se proceda a la elección del nuevo presidente de la República, programada para el 29 de enero. Sin embargo, los diferentes partidos políticos, principalmente la xenófoba Liga Norte, han presentado más de 47.000 enmiendas en un intento de obstaculizar el proceso.

La agilización conseguida hoy ha sido posible por el acuerdo entre Renzi y el ex primer ministro Silvio Berlusconi, líder del partido conservador Forza Italia (FI). El exalcalde de Florencia nunca ha ocultado su intención de involucrar a Berlusconi en la vida política del país ya que, según ha manifestado en reiteradas ocasiones, quiere que su programa reformista cuente con el mayor consenso posible. Además, el apoyo de Forza Italia, con 59 senadores y 70 diputados, sirve para acelerar el proceso.

El "súper canguro" de Esposito ha sido aprobado con los votos de los partidos de la coalición gubernamental y con los de FI, pero tanto la formación de Renzi como la del líder conservador han visto cómo incrementaba la oposición entre sus filas. La crisis se agudiza especialmente en el PD, donde su secretario general, Renzi, mantiene un pulso con un grupo de parlamentarios contrarios a algunos puntos de la reforma.

El proyecto de ley de reforma del Sistema Electoral ha sido concebido únicamente para ser aplicado a la Cámara de los Diputados ya que paralelamente Italia estudia la supresión del Senado, que quedaría relegado a una cámara no electiva y destinada a la representación territorial. El "Italicum" fue concebido como un "sistema español modificado" aunque finalmente poco o nada tendrán que ver ambos.

Será un sistema proporcional mediante el cual el número de escaños será asignado proporcionalmente al número de votos recibidos y será calculado en base nacional y no provincial. El umbral electoral se situaría en el 4,5 % para los partidos en coalición, en el 3 % para los partidos en solitario y en el 12 % para las coaliciones en su conjunto. También está previsto un umbral para las minorías lingüísticas del país, que deberán alcanzar un 20 % de los votos en las regiones en las que concurren.

No incluirá un sistema de listas cerradas, como en España, sino que solo los cabezas de lista serán nombrados, mientras que los demás miembros serán elegidos por votación. También prevé un doble turno ya que si ninguna coalición consigue el 40% de los votos en la primera vuelta, las dos principales listas concurrirán en una segunda votación y la que gane obtendrá el 53 % de los escaños de la Cámara Baja, un total de 327 diputados. Está previsto que entre en vigor el 1 de enero de 2016 (EFE).