1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Sector energético clama por la integración

Lo que pasa en el sector energético en Latinoamérica es espejo fiel de la realidad de la región: abundantes recursos y falta de voluntad política para dar pasos definitivos de integración.

default

El ministro bávaro Martin Zeil y el premier de Trinidad y Tobago, Patrick Manning, en Múnich.

Durante el segundo día de la conferencia sobre Latinoamérica que se realizó en Múnich el principal tema de la agenda fue la energía, un campo en el cual el subcontinente ha dado enormes pasos gracias a sus recursos en petróleo y gas, entre otros, si bien aún se queda corto en la explotación del potencial que ese sector económico representa.

“Los países no quieren crear dependencias en materia energética y bajo esa perspectiva la integración ha perdido prioridad” indicó Andrés Restrepo, director de ISA, una compañía colombiana líder regional en la distribución de energía.

Problemas por resolver

Con una integración en el sector, en Latinoamérica se podrían reducir los costos de la energía, mejorar los servicios al usuario, fortalecer los mercados locales y fomentar crecimiento económico. Sin embargo, los diferentes países, pese a moverse en esa dirección, aún tienen muchos escollos por superar. Los principales son la voluntad política de los gobiernos y la homogenización de las regulaciones.

“No es nuevo que la energía sea usada como arma política, como instrumento de presión. Eso no sólo sucede en Latinoamérica, actualmente se ve con Rusia y los países del Cáucaso. Lo importante es que no se pierda de vista que el sector es un instrumento de desarrollo y sostenibilidad”, explicó Luís Enrique Berrizbeitia, vicepresidente ejecutivo de la Corporación Andina de Fomento.

Jonas Fonseca, del Instituto Brasilero de Petróleo, Gas y Biocombustibles (IBP), ofreció un ejemplo contundente de las paradojas que genera la ausencia de cooperación entre los países: “la integración está en un punto muy difícil, nosotros estamos ahora importando gas de Nigeria y Trinidad y Tobago, mientras nuestros vecino Perú envía el recurso a México y Bolivia no dobla el suministro hacia Brasil a pesar de nuestras necesidades. En mi opinión debe hacerse un esfuerzo continental en ese terreno”.

Medio ambiente

Al problema político se le suma otro de gran importancia global: el ambiental. “El mundo necesita energía para crecer, pero con el aumento de su producción se eleva el calentamiento mundial” dijo Patrick Manning, primer ministro de Trinidad y Tobago, país en el cual Alemania ha invertido 3 mil millones de dólares en plantas de explotación de gas ajustadas a estándares ecológicos.

“El mundo necesita una agenda energética mundial para garantizar el crecimiento económico, éstos son tiempos interesantes” sostuvo Manning, al anunciar que Trinidad y Tobago favorece un libre mercado como la mejor alternativa para equilibrar la demanda con la fluctuación de precios.

El papel de Alemania

El nuevo ministro de economía bávaro, Martin Zeil, considera que Alemania debe mostrarse mucho más decidida en el rol que su economía debe jugar en el sector energético latinoamericano. “Vamos a promover la participación de nuestras empresas”, dijo en el evento de Múnich.

Lo que queda claro tras la conferencia sobre Latinoamérica es que el crecimiento mundial demanda energía, que los recursos están en la región y que tanto Europa como el resto del mundo están hambrientos de ellos, por lo cual los países del subcontinente sólo pueden resultar beneficiados si unen esfuerzos y trabajan en la creación de una apropiada infraestructura, con el apoyo de naciones desarrolladas como Alemania.

DW recomienda