1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

SEAT anuncia paros en la producción que afectarán a 4.700 empleados

El fabricante español de vehículos SEAT pretende reducir su producción en unas 21.000 unidades, lo que afectará -mediante despidos temporales, entre otras medidas- a 4.700 empleados de dos de sus plantas en España, informó en Barcelona la filial del grupo alemán Volkswagen.


"El ajuste de producción previsto hasta finales de año representa una bajada productiva de un 5 por ciento en relación a la planificación inicial", indicó la empresa.


Ante la caída generalizada de las ventas, la dirección propuso un expediente de regulación de empleo que afectará a 750 trabajadores al día entre el 3 de noviembre y el 31 de diciembre y a 500 diarios entre enero y julio de 2009.


Además, la dirección de SEAT ha propuesto a los sindicatos dos paros de varios días: uno en la producción del nuevo Ibiza, que afectará a 1.980 trabajadores, y otro en la línea que produce el Altea y el León, que afectará a otros 1.969. Las dos plantas afectadas se encuentra en Cataluña, en el noreste del país.


Los sindicatos tienen 15 días para estudiar las propuestas y presentar alegaciones.


Entretanto, el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero llamó a la calma. El Ejecutivo "es consciente de las dificultades derivadas de la coyuntura del mercado de automoción", manifestó en rueda de prensa la vicepresidenta primera del gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. España tiene un sector de automoción "muy desarrollado, muy competitivo y en primera fila mundial".


El secretario general de la Unión General de Trabajadores (UGT) mostró su disconformidad con el plan de SEAT y expresó "gran preocupación" porque el conjunto de proveedores del fabricante "se verá, con absoluta seguridad, también afectado". Comisiones Obreras (CCOO), el otro sindicato mayoritario, se expresó en la misma línea. Según los sindicatos, no todas las medidas que está tomando la industria del automóvil "obedecen a la crisis".