Se suicidó ex jefe de policía secreta de Pinochet | América Latina | DW | 28.09.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Se suicidó ex jefe de policía secreta de Pinochet

Odlanier Mena, uno de los ex jefes de la policía secreta de la dictadura de Augusto Pinochet, se mató de un disparo. Mena estaba “muy afectado por el cierre del penal (de lujo) en el que pagaba su pena”, dijo su abogado.

Penal Cordillera, en las inmediaciones andinas de Santigo de Chile.

Penal Cordillera, en las inmediaciones andinas de Santigo de Chile.

Mena, de 87 años, se mató en la mañana del sábado 28 de septiembre, cuando se encontraba en su hogar del barrio capitalino de Las Condes, afirmó radio Bio Bio. El ex oficial gozaba del beneficio de salida de fin de semana y era uno los diez presos del lujoso penal Cordillera en Santiago, donde están internados los militares condenados por graves violaciones de los derechos humanos y cuyo cierre había ordenado el presidente Sebastián Piñera.

La muerte del ex militar generó inmediatas reacciones, entre ellas las de los ex uniformados que responsabilizan del hecho al propio Piñera. "El único responsable es el Presidente de la República. Odlanier fue un hombre injustamente condenado ( . )El Presidente no pensó las consecuencias", dijo el ex general Hernán Cortés Villa, uno de los creadores de la "Fundación Pinochet", en honor al dictador.

Mena cumplía una pena de seis años de presidio después de que la Justicia lo declarara culpable en 2009 de la muerte de tres dirigentes socialistas cuando el militar era, en tiempos de la dictadura, comandante del regimiento "Rancagua" de Arica, en el extremo norte del país, en el caso conocido como "Caravana de la Muerte".

Odlanier Mena, que dirigió entre 1977 y 1980 la Central Nacional de Informaciones (CNI), organismo represor que sucedió a la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), la primera policía secreta que lideró el general Manuel Contreras, había salido el viernes y debía retornar al penal la noche de este domingo. Tanto Mena como Contreras, además de otros ocho ex jefes militares, iban a ser trasladados en cualquier momento a la cárcel de Punta Peuco, un penal especialmente habilitado en 2005 en el norte de la capital chilena, donde se encuentra la mayoría de los militares encarcelados por violaciones a los derechos humanos, aunque sin los lujos del Cordillera. Según su abogado Jorge Balmaceda, Mena "estaba terriblemente afectado" por el cierre del penal.

El penal Cordillera, ubicado en las inmediaciones de la cordillera de Los Andes de la capital chilena, está rodeado de cabañas, piscina, canchas de tenis y un cobertizo para los asados, entre otras facilidades.

La Ley debe aplicarse a todos, por igual

"El gobierno, tomando en cuenta los principios de igualdad ante la Ley, seguridad de los internos, y de normal y más eficiente funcionamiento de Gendarmería, ha decidido el cierre del centro y el traslado de los internos al Penal Punta Peuco", anunció Piñera al comunicar la decisión el pasado jueves.

El Penal Cordillera, creado bajo el gobierno del socialista Ricardo Lagos (2000-2006), fue siempre criticado por organismos de derechos humanos. Los cuestionamientos arreciaron este mes con motivo de los 40 años del golpe militar del fallecido general Augusto Pinochet.

Ademas de Mena y Contreras, en el recinto están Miguel Krassnoff, Jorge del Río, José Zara, Pedro Espinoza, César Manríquez, Hugo Salas, David Miranda y Marcelo Moren. Este último es sindicado como torturador de la ex presidenta Michelle Bachelet.

Bajo la dictadura militar, unas 38.000 personas fueron torturadas, ejecutadas o desaparecidas, según informes oficiales emitidos después del retorno a la democracia en 1990.

jov (dpa, Terra Chile)