1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Se estrecha la Ruta de los Balcanes

Por la Ruta de los Balcanes, solo iraquíes y sirios podrán seguir pasando a Europa Occidental. Esta decisión es de los países de destino, dice el Comisionado para Refugiados serbio Vladimir Cucić en entrevista con DW.

DW: Los países de la Ruta de los Balcanes ya no dejan pasar a personas provenientes de Afganistán. Solo a refugiados de Siria e Irak se los deja seguir hacia Europa Occidental. ¿Cómo así se tomó esta decisión?

Vladimir Cucić: Esta decisión viene de los países de destino. Estos países han acordado cerrarles las puertas, cada vez más, a personas de ciertos países. Desde hace mucho tiempo ya se habla de no permitir que los afganos sigan con su viaje. Eso no lo hemos decidimos nosotros. Estamos dispuestos a ayudar a todas las personas en tránsito y a las que los países de destino estén dispuestos a recibir.

En Alemania, el gobierno dudaba sobre si los afganos podían ser considerados como "verdaderos refugiados”. Sin embargo, ningún político alemán ha exigido públicamente dejar pasar por la ruta de los Balcanes sólo iraquíes y sirios.

Le aseguro que este tipo de decisiones vienen de los países de destino - ya sea Alemania, Austria o Suecia. Y por cierto, no sabemos hacia dónde quieren ir las personas realmente, a pesar de que últimamente se han visto obligados a firmar una declaración sobre el destino final de su viaje. Nuestro deber es no crear falsas esperanzas, y no dejar transitar a personas que no van a ser bienvenidas.

Vladimir Cucić, Comisionado para los Refugiados de la República de Serbia.

Vladimir Cucić, Comisionado para los Refugiados de la República de Serbia.

Sin embargo, es difícil entender que hace unos días los afganos eran considerados “refugiados de guerra” y de repente son ahora clasificados como "migrantes económicos" de los Balcanes.

Bueno, también en Sudán se corre el riesgo de morir. Igual que en muchas partes de la República Democrática del Congo, así como en Nigeria, donde todavía está Boko Haram. Es por eso que Serbia permite que todas las personas que así lo deseen, puedan solicitar asilo en Serbia, independientemente de su lugar de origen. En este aspecto no somos tan estrictos, y francamente, nadie que está haciendo esta travesía quiere quedarse en Serbia. Sin embargo, en el tránsito por nuestro territorio somos estrictos. Si nosotros no fuésemos así, estas personas serían controladas de todas formas en la frontera con Croacia.

Recientemente, los directores de la policía de Macedonia, Serbia, Croacia, Eslovenia y Austria se han puesto de acuerdo para organizar juntos el tránsito a lo largo de la Ruta de los Balcanes. ¿Cómo se entiende esto?

Serbia propuso en noviembre un registro general que ahora hemos introducido. Hay un punto de ingreso (el campo de refugiados en Gevgelija, la ciudad fronteriza de Macedonia), donde los recién llegados indican su destino final y donde se toman sus datos biométricos. En otros países, las listas sólo son selladas al ingresar y al salir del país. Esto es un poco como el juego de computadora Super Mario, donde se juega de forma secuencial y por niveles. Por ejemplo, un migrante no puede aparecer de repente en Eslovenia sin que tenga el sello de Serbia.

Austria permite pasar por día a 80 personas que quieren solicitar asilo allí, y un máximo de 3.200 que quieren ir a Alemania. ¿Cómo repercuten estas cuotas diarias en la ruta?

Actualmente esto no es un problema. La idea detrás de estas cuotas es totalmente comprensible. Se tiene que controlar la afluencia de lo hasta ahora fue absolutamente incontrolable. De modo que sólo pueden pasar los que tienen verdaderamente una oportunidad de solicitar asilo.

Todos los funcionarios desde Macedonia hasta Eslovenia han explicado que no desean facilitar ningún punto de ingreso para migrantes. ¿Tiene usted miedo de que más personas se queden en los Balcanes, ahora que Austria y Alemania están en busca de una política de refugiados más restrictiva?

De ninguna manera. El año pasado más de 700.000 personas han cruzado por Serbia - y sólo ocho han solicitado asilo con nosotros. Actualmente 60 solicitudes están en proceso, pero la mitad de ellos no quieren quedarse aquí. Ellos solo quieren ganar un poco de tiempo.

Vladimir Cucić es Comisionado para los Refugiados de la República de Serbia.

DW recomienda