1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Se cumple medio siglo de la tragedia de los ''Busby Babes'', en Múnich

De buen humor, los "Busby Babes" del Manchester United abordaron el avión que, tras una exitosa jornada en la Copa de Europa, debía llevarlos de regreso a las Islas.

Pero sólo unos minutos después, un 6 de febrero de 1958, el equipo joven y lleno de esperanzas del Manchester United, que con un empate 3-3 contra el Estrella Roja de Belgrado había logrado clasificarse para la semifinal del máximo torneo continental, fue desgarrado para siempre en un infierno de llamas y humo tras una escala en el aeropuerto Riem de la ciudad alemana de Múnich.

Mañana se cumplen 50 años de la catástrofe, en la que 23 de las 43 personas a bordo, entre ellas ocho jugadores del club inglés, murieron. Desde 2004, una placa conmemorativa en el barrio de Trudering de Múnich recuerda a las víctimas del accidente.

Tras abortar dos veces el despegue sobre la pista cubierta de hielo y nieve, el tercer intento, a las 15:00 horas, terminó en catástrofe.

El avión de la aerolínea British European Airways sólo consiguió aumentar lentamente la velocidad, pero cuando alcanzó los 117 nudos ya no pudo ser detenido.

A toda velocidad y con el tren de aterrizaje replegado, el capitán James Thain, un experimentado piloto, intentó elevar el avión, pero había llegado al cerco periférico del aeropuerto, lo atravesó y dio de lleno con un ala sobre una casa, que se incendió.

La parte delantera del avión Airspeed chocó contra un árbol y se separó. El resto del avión siguió patinando unos metros sobre la nieve antes de detenerse por completo. Los supervivientes comenzaron a apagar el fuego.

Entre ellos, se encontraba Bobby Charlton, de entonces 20 años, quien ocho años después condujo a la selección inglesa al primero y hasta ahora único título mundial.