Señales de progreso en negociaciones nucleares UE-Irán | Europa | DW | 15.04.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Señales de progreso en negociaciones nucleares UE-Irán

La responsable de la Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, no desveló el contenido de sus conversaciones. Pero las negociaciones han sido lo suficientemente positivas como para continuarlas en mayo.

El negociador jefe iraní Said Yalili compareció ante las cámaras con rostro victorioso. "Energía atómica para todos. Armas nucleares para nadie", dijo al término de la primera cita de la nueva ronda de conversaciones sobre el polémico programa nuclear iraní en Estambul.

"Esta vez hemos decidido emprender un diálogo constructivo para posibilitar una cooperación a largo plazo y efectiva", resumió Yalili el encuentro.

Sin embargo, Irán no tuvo que poner todas las cartas sobre la mesa al reanudar las negociaciones, pues la intención de los representantes del grupo 5+1, es decir, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (China, Estados Unidos, Rusia, Francia y Reino Unido) más Alemania, era sobre todo superar el impasse y crear una atmósfera más propicia para las conversaciones. No hay que olvidar además que tal vez ésta sea la última oportunidad de una solución pacífica. Y es por ello que se ha acordado un nuevo encuentro que tendrá lugar en Bagdad el 23 de mayo.

Las amenazas de Israel de que detendrá el programa nuclear iraní y, si es necesario, recurrirá a un ataque militar, han dejado huella en los últimos meses. A ello se sumó el endurecimiento de las sanciones contra Irán en el ámbito petrolero y financiero. Parte de las potencias mundiales han seguido una doble estrategia: por una parte se muestran dispuestos a dialogar, mientras que a la vez no se deja de presionar.

También la cúpula iraní quiere que se ponga fin a las dolorosas sanciones y evitar el riesgo de posibles ataques militares. Además, según fuentes diplomáticas, la cúpula iraní tiene claro que el tiempo juega en su contra.

Ni Yalili ni la responsable de la Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, han querido desvelar en detalle el contenido de sus conversaciones. Pero las negociaciones han sido lo suficientemente positivas como para continuar con ellas. Los más importante es que hasta el encuentro de Bagdad se elimina del panorama un enfrentamiento militar, algo que no quieren ni el grupo 5+1 ni Irán. Se espera no obstante que los negociadores tengan el tiempo suficiente para más rondas de conversaciones.

Según Yalili, Ashton elaborará un borrador que será presentado como base de las negociaciones antes de la reunión en Bagdad. El representante iraní volvió a insistir de nuevo en que Irán, por motivos religiosos, está en contra de armas de destrucción masiva. Diplomáticos occidentales indicaron que si está intención es así de firme tendría que ser posible hallar formas para comprobarlo.

Fuentes allegadas indicaron que Irán está dispuesto al compromiso en lo que al enriquecimiento de uranio al 20 por ciento se refiere y en cuento a ampliar los controles internacionales. Pero en lo que la república islámica no quiere ceder es en sus cuestiones de política internas.

"Y en ese sentido no hay que dejar de tener en cuenta las amenazas de Israel de atacar las instalaciones de Irán, que alienta a ambas partes a mostrar más flexibilidad", comentó un politólogo en Teherán sobre el resultado de las conversaciones. "A Occidente le venía mejor un compromiso con Irán que una guerra contra Irán", agregó el politólogo.

Según fuentes iraníes, las potencias mundiales han rebajado su demanda de un cese total del enriquecimiento de uranio. Para Occidente lo importante es aparcar los temores de que Irán esté impulsando en secreto un programa de armas nucleares. Y para ello los inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) tendrían que tener un mayor acceso a las instalaciones iraníes. "Y eso será más difícil, pues sencillamente mostrarlo todo a Occidente es algo que resulta difícil para los seguidores de la línea más dura", agregó una fuente de la delegación iraní.

Fuente: DPA

Editor: Enrique López

DW recomienda