Schönstatt celebra con miles de peregrinos | Sociedad | DW | 18.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Schönstatt celebra con miles de peregrinos

El Movimiento apostólico de Schönstatt celebra cien años con peregrinación internacional.

Miles de peregrinos acuden este fin de semana a una pequeña localidad alemana en las afueras de Coblenza, donde el Mosela se une al Rin. Algunos vienen de muy lejos. Los grupos más numerosos han viajado desde Chile, Brasil, Argentina y Paraguay. Otros proceden de Asia o de África. Pero al arribar a Vallendar, todos sienten que han llegado a casa. Los recibe allí una capilla que conocen bien, porque hay réplicas de ella en sus propios países.

Es una huella palpable de cómo se ha extendido el Movimiento apostólico de Schönstatt, que celebra el centenario de su fundación. “Esta capilla se ha ido multiplicando. Hoy en día hay cerca de 192 santuarios en el mundo y este movimiento de peregrinación también se da en cada una de esas capillas”, explica el experto en comunicaciones y educación argentino David Perera, director artístico de las festividades.

Tiempos de guerra

La peregrinación internacional de este aniversario, en la que se esperaban cerca de 10.000 participantes, marca un retorno al origen. “Hace 100 años, el fundador, el padre José Kentenich, planteó aquí su propuesta pedagógica fundamentada en la experiencia religiosa de relación con la Virgen María, desde un lugar concreto que es esta capilla”, dice David Perera. “El 18 de octubre de 1914, se reunió en este lugar un grupo de seminaristas que tenía a cargo, e hicieron una alianza de amor con María. Este lugar de peregrinación está marcando todas las actividades”, agrega.

Eran los inicios de la I Guerra Mundial y muchos de esos jóvenes tuvieron que partir pocos días después al frente de batalla. También la II Guerra Mundial puso a prueba al fundador. Su rechazo al nacionalsocialismo le valió al sacerdote palotino la internación en el campo de concentración de Dachau, al que sobrevivió, al igual que su obra.

Diálogo intercultural

Tras el término de la guerra, el Movimiento de Schönstatt comenzó a extenderse en otras regiones. También a Latinoamérica. “El padre Kentenich hacía hincapié en un modo orgánico de ver la realidad; el hablaba del pensar, vivir y amar orgánicos, es decir, tenía un modo integral de ver el mundo. Hizo un esfuerzo por conocer otras culturas y en América Latina encontró una plataforma propicia a su mirada”, dice David Perera, subrayando la importancia que el fundador daba al diálogo de las culturas y a la integración.

Rolando Cori, músico y académico de la Universidad de Chile, considera que “el aporte principal de Schönstatt” es que “forma cristianos capaces de vivir en la diáspora, en un medio distinto, que pueden convencer con su testimonio diario de que hay algo misterioso que los mueve”.

En sintonía con el Papa

Es una propuesta espiritual basada en esa alianza de hace 100 años. “Como miembro de la generación fundadora de Schönstatt en Bolivia siento mucha alegría por lo que está pasando”, dice Marco Antonio Fernández, rector nacional de la Universidad Católica Boliviana San Pablo, y cuenta que “en lo personal me ha marcado en la lozanía del amor a María”.

Y es también una propuesta práctica de aspirar a lo que los integrantes de este movimiento definen como “la santidad de la vida diaria”. Para Rolando Cori, “ese es el gran desafío que planteó a comienzos del siglo XX a la Iglesia, en el sentido de que antes siempre se había pensado que la santidad era una cosa para vivirla en los conventos”.

A pesar que se pretende unir lo religioso y lo sicológico, el movimiento de Schönstatt no ha estado exento de las crisis que han sacudido a la Iglesia católica en el último tiempo, como la originada por casos de abusos sexuales de sacerdotes.

Pero en este aniversario se mira con esperanza hacia el futuro. “Schönstatt es parte de la Iglesia y hay una tremenda sintonía con lo que el Papa piensa y hace”, dice David Perera, indicando que las celebraciones culminarán el fin de semana entrante con una peregrinación a Roma y un encuentro con Francisco.

DW recomienda