1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Sarkozy se pronuncia por papel más relevante de Europa

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, quiere que Europa tenga una mayor influencia en la política mundial, según declaró hoy en París ante el cuerpo diplomático.

El siglo XXI se caracterizará por un "poder relativo" de agentes como China, Brasil o Rusia en un mundo multipolar. Por eso, la construcción de una "defensa europea eficiente" es una "necesidad estratégica" y la Unión Europea debe seguir sosteniéndose en la OTAN y contribuir a la reconciliación diplomática.

Francia ha asumido una nueva posición dentro de la UE, dijo Sarkozy. Más allá del eje franco-alemán, París estrecha su mano a los nuevos Estados miembro de Europa central y del este y construye estrechas relaciones con la Comisión y los países centroeuropeos.

El 1 de Julio, el presidente francés asumirá de manos de Eslovenia la presidencia de turno de la Unión Europea. Entre sus prioridades están combatir el cambio climático, reformar la política agraria y garantizar el aprovisionamiento energético. Además, los Estados miembro deberán lograr un "pacto" sobre los grandes principios de la política de asilo e inmigración.

En cuanto a Serbia, Sarkozy se propone ofrecerle una perspectiva de adhesión, ya que forma parte de Europa. Y respecto a la Unión Mediterránea, dijo que se trata de un "gran proyecto de civilización" cuyos "pilares" se cimentarán en la cumbre de París, los días 13 y 14 de julio.

Junto al cambio climático, el otro "gran reto" de la política mundial es el extremismo religioso, señaló Sarkozy. Es necesario detener la talibanización de Afganistán y aplacar las tensiones entre sunitas y chiitas. La evolución de los conflictos en Pakistán y Afganistán exige el "consenso de todas las potencias" influyentes, dijo con relación a Irán.

Finalmente, el mandatario galo reiteró su exigencia de ampliar el Consejo de Seguridad de la ONU y el Grupo de los Ocho mayores países industrializados (G8). No se puede dejar de lado a 2.000 millones y medio de personas a la hora de analizar los problemas del mundo. Brasil, México, la India, China y Sudáfrica deberían integrarse poco a poco en el G8, afirmó.