1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Sarkozy reclama creación de gobierno económico para eurozona

El mandatario francés y presidente de turno de la Unión Europea (UE), Nicolas Sarkozy, reclamó hoy la creación de un gobierno económico claramente identificable en la eurozona para cooperar con la acción del Banco Central Europeo (BCE).

La independencia del BCE es intocable, aclaró, pero en la situación actual "no se puede seguir". El mandatario se mostró pesimista ante la crisis que sacude los mercados internacionales: "La crisis financiera lleva a una crisis económica, y ésta ya está aquí", declaró ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo.

Como parte de los esfuerzos por hacer frente a las turbulencias financieras, Sarkozy también propuso la creación de fondos nacionales para apoyar determinados sectores económicos.

En vista del plan de ayuda estadounidense por 25.000 millones de dólares para tres fabricantes de automóviles, también los países de la UE podrían dar apoyo, si así lo requieren las circunstancias, a su industria automotriz para evitar graves distorsiones de la competencia, añadió.

Sarkozy prevé además una reunión de jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea (UE) para preparar una cumbre financiera global para combatir la crisis bancaria y diseñar la reforma del sistema financiero internacional. "Necesitamos nuevas reglas para dotar de nuevas bases el capitalismo mundial".

El presidente galo también abogó por que se mantengan los objetivos del ambicioso plan europeo para la lucha contra el cambio climático. Sería "dramático e irresponsable" utilizar la crisis financiera como pretexto para abandonar esos objetivos, afirmó.

El paquete de medidas de la UE sobre energía y clima debe ser aprobado antes de finalizar el año, tal como está previsto, insistió Sarkozy. "Si no vamos a hacer ese esfuerzo, nuestras posibilidades de convencer al resto del mundo serán nulas", advirtió.

El referido paquete de la UE establece, entre otros objetivos, la necesidad de reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en un 20 por ciento antes del año 2020, respecto a los niveles de 1990, y aumentar el uso de las energías renovables de un 2,8 por ciento en 2005 a un 18 por ciento para 2020. (dpa)