1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Sarkoyz ante el dilema de Irlanda

Dublín no se doblega al deseo de Nicolás Sarkozy de resolver durante la presidencia francesa el problema generado por el ‘no’ irlandés al Tratado de Lisboa. ¿Qué hacer? La prensa plantea opiniones divergentes.

default

Nicolas Sarkozy y el primer ministro irlandés, Brian Cowen: ¿sonrisas forzadas?

Tagesspiegel, de Berlín: “Los irlandeses fueron los únicos que votaron contra el tratado. Ahora, la nación deberá por lo visto votar otra vez, si quiere seguir siendo parte (del proceso de integración europeo). Y el gobierno se muestra ofendido. Más aún: ahora, a todas luces, quiere elevar aún más el precio de la aprobación. ¿Como pago por el ‘no’ que frena a Europa? ¿Como pago porque el país subestima cuán importante es Europa, cuán benéfica ha sido la Unión Europea precisamente para Irlanda? ¿Como pago por una crasa falla de liderazgo del gobierno? El que dice ‘no’, debe cargar también con las consecuencias; y Europa debe pensar cuáles son las consecuencias que esto ha de acarrear. Quien quiera avanzar con la UE, bienvenido sea. Quien no quiera, se queda atrás.”

Malestar y desconfianza

Neue Osnabrücker Zeitung, de Osnabrück: “Los irlandeses tienen el derecho democrático de ser tomados en serio en cuanto a sus preocupaciones y resquemores con respecto al tratado de reforma de la UE. Nicolas Sarkozy nunca lo ha negado formalmente. También habría sido un despropósito. Tras las conversaciones de ayer, el presidente de turno del Consejo de la UE aseguró además que no se impondrá una solución a Irlanda. Pero el hecho de que semejante obviedad haya tenido que ser subrayada demuestra las dimensiones del malestar y la desconfianza que se le tiene. El propio Sarkozy y su entorno tienen la culpa, ya que permitieron que surgiera una fatal impresión de arrogancia y poca conciencia acerca del problema. Ayer se les pasó la cuenta por semejante falta de profesionalismo, durante la gélida recepción que se les brindó en Dublín.”

Nuevo referéndum sería error fatal

Die Presse, de Viena: “Era el hombre equivocado en el lugar equivocado. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, se esmeró el lunes en Irlanda por hallar una solución a la crisis de la UE. Pero hace ya tiempo que el problema no se puede resolver en un solo país. Irlanda rechazó el tratado de la UE en un referéndum. Y hay que aceptarlo, aunque los motivos hayan tenido poco que ver con el tratado en cuestión. Aunque Sarkozy y muchos de sus colegas de la UE lo estén considerando, un nuevo referéndum en Irlanda sería un fatal error. Imponer el Tratado de Lisboa contra viento y marea empeoraría aún más la situación y agravaría la incomprensión de la ciudadanía ante esta Unión”.

Tiempo al tiempo

Neue Zürcher Zeitung, de Zúrich: “A diferencia de la prisa de Sarkozy por encontrar una receta, el gobierno irlandés ejercita la paciencia. La premisa para encontrar una salida fructífera es que la Unión Europea reconozca que Irlanda no es el único que está en deuda. Además, los irlandeses necesitan más tiempo. Entretanto, se piensa más bien en un segundo referéndum para la segunda mitad del 2009, porque algo ya ha quedado claro: un segundo ‘no’ sería un desafío crítico para la UE y quizá mortal para el gobierno irlandés. Sarkozy parece al menos haber comprendido en Dublín que su ambicioso calendario es impracticable”.