1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Santos propone a las FARC un "cónclave" final

Santos ha enviado a su hermano Enrique a La Habana para proponer a "Timochenko" que los negociadores "entren en una especie de cónclave y no salgan de ahí hasta que tengan todos los puntos resueltos".

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, aseguró este viernes (20.11.2015) haber enviado a La Habana a su hermano Enrique como emisario para proponerle al jefe de las FARC, Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", que los negociadores de paz entren en un cónclave para acelerar los acuerdos. "En el día de hoy está en La Habana reunido mi hermano Enrique -lo envié como mi mensajero personal-, con 'Timochenko'. Y, entre los puntos que están tratando, uno de ellos es una propuesta para que los negociadores entren en una especie de cónclave y no salgan de ahí hasta que tengan todos los puntos resueltos", expresó el mandatario en un acto en la Casa de Nariño.

El periodista Enrique Santos fue en 2011 uno de los encargados de hacer los primeros acercamientos entre el hoy presidente y las FARC para iniciar el actual proceso de paz. "Queremos, y esa es la intención del Gobierno colombiano, acelerar las negociaciones porque, cuanto más rápido lleguemos al fin del conflicto, menos víctimas vamos a tener", argumentó el mandatario, que el pasado 23 de septiembre acordó con "Timochenko" en Cuba un plazo máximo de seis meses para firmar la paz. Según Santos, hace estas gestiones pensando "en que el proceso de paz llegue a feliz término y lo más pronto posible para acabar con este conflicto".

Fecha máxima: marzo de 2016

En la reunión que mantuvo en Cuba con "Timochenko", Santos acordó fijar el 23 de marzo de 2016 como fecha máxima para la firma de un acuerdo de paz. "No podemos correr riesgo que nuestro anhelo de paz se trunque por no tener la previsión suficiente y por no adelantarnos y no ganar tiempo y por eso nuestra intención es esa, acelerar al máximo el fin del conflicto", apuntó.

El proceso de paz entre el Gobierno de Santos y las FARC, la guerrilla más antigua del continente, completó ayer tres años en La Habana y ha entrado en su recta final con el reto de consensuar complejos asuntos, como los términos del alto el fuego bilateral y definitivo, el modelo de justicia que se aplicará a los actores armados o el mecanismo de refrendación del acuerdo final. El modelo de justicia forma parte del punto de víctimas, que, incluye además los componentes de verdad, reparación y garantías de no repetición.

MS (efe/dpa/Reuters)

DW recomienda