Santos condiciona reanudación de diálogos con las FARC | América Latina | DW | 18.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Santos condiciona reanudación de diálogos con las FARC

El presidente colombiano afirmo en una alocución televisada que no reanudará los diálogos de paz con las FARC hasta que los insurgentes liberen al general secuestrado.

Ver el video 03:45

¿Por qué Santos suspende ahora las negociaciones de paz?

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, evaluó con miembros del equipo negociador del gobierno el futuro de las negociaciones de paz con las FARC. Santos citó en la Casa de Nariño, sede de gobierno, al jefe negociador Humberto de la Calle, así como al Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, y el general del Ejército Jorge Mora, entre otros, con el fin de determinar el rumbo de los diálogos.

En una alocución televisada, Santos comunicó posteriormente al país las conclusiones del encuentro. El mandatario dijo que mantendrá suspendido el proceso de paz hasta que las FARC "demuestren su voluntad de paz" y liberen a los secuestrados, entre ellos al general del Ejército Nacional Rubén Darío Alzate, cautivo desde ayer en el occidental departamento del Chocó. Santos subrayó, sin embargo, su decisión de seguir negociando en medio de la guerra sin un cese al fuego bilateral.

Investigación, gestiones y preguntas por aclarar

Entretanto, altos mandos de las Fuerzas Militares y Policiales continúan dirigiendo en compañía del ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, las investigaciones para esclarecer los hechos y las operaciones de búsqueda en la región, limítrofe con Panamá. Versiones preliminares, apuntan a que el comandante de la Fuerza de Tarea Titán, general Rubén Alzate, fue retenido por presuntos guerrilleros de las FARC cuando se desplazaba vestido de civil por un río del departamento de Chocó (noroeste) con dos personas a la altura de la localidad de Las Mercedes.

Sin embargo, varias dudas han surgido alrededor del hecho debido a que se trata de un experimentado militar, quien de acuerdo con el relato de los habitantes del pequeño poblado al que sólo se puede llegar por agua, accedió a irse con tres hombres con los que se encontró previamente en el centro del pueblo. Tras confirmar el secuestro este domingo, el propio presidente cuestionó que el general haya entrado a una conocida "zona roja" sin ningún tipo de protección y rompiendo todos los protocolos de seguridad.

Las FARC anunciaron una conferencia de prensa para el martes (18.11.2014) en la mañana, horas después de estar indagando cómo ocurrieron los hechos, aunque evitaron pronunciarse por el momento sobre la decisión de Santos. La agencia de noticias ANNCOL, cercana a esa guerrilla, publicó en su portal de Internet un artículo en el que pone en duda la versión de secuestro y califica de "sospechosa y poco clara" la supuesta "entrega de Alzate".

Por su parte, el analista político León Valencia consideró que el hecho debe ser aclarado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) "lo más pronto posible" debido a que puede "representar un golpe mortal al proceso de paz" y señaló que la decisión del presidente fue acertada.

Valencia intuyó en diálogo con Noticias Caracol que "el presidente debió estar bajo una presión grande para tomar esa decisión teniendo en cuenta que un sector de las Fuerzas Militares no está del todo de acuerdo con la salida negociada al conflicto" armado interno que vive el país desde hace medio siglo.

Entretanto, la vocera del Comité Internacional de la Cruz Rojas (CICR) en Colombia, Patricia Rey, confirmó que este domingo recibió la solicitud de parte del gobierno para iniciar gestiones humanitarias que faciliten la liberación del alto oficial y sus acompañantes. "Haremos todo lo posible para que estas tres personas se puedan reunir con sus familiares y podemos adelantar las gestiones para la liberación", expresó Rey, quien también manifestó la disposición del CICR para gestionar la liberación de otros dos soldados que fueron retenidos hace ocho días tras un combate en el departamento de Arauca.

Esta es la segunda vez que se interrumpen los diálogos luego de que en agosto de 2013 ambos equipos pausaran por un par de días el proceso a causa de la molestia que causó a las FARC un proyecto del gobierno que busca refrendar un eventual acuerdo final.

RML (dpa, efe, reuters)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema