1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

“Saludamos la decisión de Uruguay“

El Parlamento de Uruguay dio luz verde la semana pasada al cultivo, venta y consumo de marihuana. Un paso que es saludado en Alemania por expertos que argumentan que la política prohibicionista no ha dado resultados.

#40826881 - feuillage de canabis © Unclesam ***FREI FÜR SOCIAL MEDIA***

Cannabis Marihuana

Uruguay es el primer país en el mundo que se aventura a legalizar el mercado de la marihuana. El plan contempla permitir a los consumidores que cultiven hasta seis plantas de cannabis o que compren 40 gramos al mes para usos recreativos y medicinales a farmacias autorizadas. La iniciativa, que será sometida a un referéndum a realizarse el próximo año, responde, según el presidente, José Mujica, a los desastrozos resultados de la estrategia prohibicionista en el país sudamericano.

El presidente argumenta que el narcotráfico es un negocio floreciente y la política que criminaliza el consumo ha hecho engrosar el ejército de presos por narcotráfico y crímenes relacionados al consumo, que cuestan al Estado recursos crecientes. "Cada preso le cuesta al país 560 pesos al día, aproximadamente 25 dólares, lo que se traduce en unos 30 millones de dólares al año“, advirtió Mujica.

“Es urgente emprender nuevas estrategias en la política de drogas. Si uno ve los estragos que ha provocado en México la guerra contra el narcotráfico, queda claro que esa vía es la que a todas luces hay que evitar“, afirma Heino Stöver, catedrático del Instituto de Investigación de las Adicciones de la Universidad de Frankfurt, en conversación con DW. "Es muy meritorio, saludamos esa iniciativa de Uruguay y esperamos que conduzca hacia una reforma de la política de drogas que resulta urgente“.

El presidente de Uruguay, José Mujica.

El presidente de Uruguay, José Mujica.

Daños inmensos

El también presidente de la organización Akzent e. V., que trabaja en Berlín en el campo de reducción de daños para adictos señala que la política de prohibición no ha dado resultados en los cien años que lleva aplicándose. „“Nosotros consideramos que, de cara a la ilegalidad y la criminalización de los consumidores, esta política ha provocado daños inmensos y de ello es muestra la guerra contra el narcotráfico en México“, subraya.

El experto advierte que precisamente en el subcontinente, en donde se sufre como en ninguna otra región las consecuencias de esta política, es donde surgirá la piedra angular que dé paso a un cambio de orientación que deje de criminalizar al consumo. "Debe implementarse una política de drogas y de salud que considere al consumidor en primer término y sobre todo a los jóvenes“, subraya.

Stöver pone como ejemplo los clubes de cannabis que ya existen en España, Bélgica y Portugal. “Tenemos cafés en los Países Bajos en donde se vende desde hace treinta años cannabis y en estas tres décadas no hemos visto que por ello más adolescentes fumen marihuana que aquellos de otros países europeos“.

En Uruguay, a diferencia de la mayor parte de América Latina, el mercado de la marihuana supone el 80% de las drogas, un negocio estimado en unos 22,5 millones de euros. La ley vigente, de 1974 permitía ya el consumo de marihuana y otras drogas, pero no la producción y la venta, que están prohibidas.

Protestas a favor de la legalización en Montevideo.

Protestas a favor de la legalización en Montevideo.

Washington y Colorado dan la pauta

El noviembre pasado los estados de Washington y Colorado aprobaron leyes similares que regulan la producción, distribución y consumo de la marihuana, permitiendo la posesión de hasta 30 gramos para consumo personal. En Estados Unidos la guerra contra las drogas cuesta unos 50.000 millones de dólares al año, con resultados magros. Aunque el consumo de cocaína ha caído en un 40% con respecto al 2006, éste ha sido sustituido por drogas sintéticas y el abuso de medicamentos.

En México unas 70.000 personas han muerto desde que fue lanzada la guerra contra las drogas en 2006. Honduras registra una tasa de homicidios como de un país en guerra, incluso en Colombia el tráfico ilegal continua a través de nuevas rutas. Como resultado la OEA fue la primera organización multilateral en examinar nuevas estrategias hace unos meses, incluyendo la legalización de cannabis.

"Esta guerra no se gana“, advierte Stöver. "La criminalidad organizada se arma hasta los dientes y está siempre un paso adelante de la policía. A nivel federal Estados Unidos no va a cambiar su estrategia. Es el país que propagó esta política prohibicionista a nivel global, pero son los Estados de la Unión Americana los que ponen el ejemplo y muestran lo que puede hacerse. Exactamente es podrían hacer las autoridades mexicanas, bolivianas o argentinas, legalizar el consumo, lo que puede hacerse a través de distintas vías. Ya sea que se ofrezca la droga en tiendas o farmacias bajo ciertas condiciones o que el Estado se encargue de la producción y distribución garantizando la estabilidad de precios y de calidad en el producto“, concluye.

Autora: Eva Usi
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda