1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Gastronomía

¡Salud, por la cosecha 2007!

La cosecha 2007 promete en Alemania vinos de alta calidad, según los vitivinicultores, que alaban las ventajas de un verano prematuro, aunque después se haya mostrado más bien mezquino en cuanto al sol y al calor.

default

El verano decepcionó a los amantes del sol, pero no a los vitivinicultores.

La música puede hacer milagros: apacigua los ánimos, alegra el espíritu y hasta consigue que las vacas den más leche, según aseguran algunos. Animado por tales perspectivas, un vitivinicultor de Alsacia ha decidido probar fortuna con Mozart, Beethoven y Cía., convencido de que sus melodías favorecerán la calidad de sus cepas. Según él, las uvas que cultiva al son de los clásicos ya han ganado en aroma y dulzura.

Pero no es necesario recurrir a la música para lograr una buena cosecha. También los dioses de la meteorología aportan lo suyo y este año han hecho un bueno trabajo, a juzgar por el entusiasmo con que los vitivinicultores alemanes aplauden la temporada 2007. A juicio del presidente de la Asociación de Viñas de Alemania, Norbert Weber, “este año todo funcionó”.

Tiempo para madurar

No es que el verano haya sido precisamente de los mejores que recuerden los alemanes, pero, por lo visto, no es el sol y el calor lo único que cuenta. Los expertos explican que, en esta oportunidad, “las uvas tuvieron uno de los períodos de maduración más prolongados que se recuerden ya que, debido a la floración extremadamente temprana, las cepas comenzaron a desarrollarse ya a partir de fines de mayo.

En consecuencia, tuvieron mucho tiempo para desarrollar su bouquet característico y absorber también los nutrientes del terreno en que crecen, gracias a que las lluvias contribuyeron a disolver minerales, enriqueciendo luego las cepas.

Cosecha generosa

Aún habrá que esperar el juicio de los someliers y amantes del buen vino. Sin embargo, desde ya se puede decir que la cosecha fue excelente en cuanto a la cantidad. Con entre 10,5 y 11 millones de hectolitros de mostos, superó claramente la del año pasado, que se cifró en 9,1 millones de hectolitros.

Sin embargo, en cuestión de vinos, lo que importa no es la cantidad, sino la calidad.... Y también el marketing, para dar a conocer las bondades de una región vinícola. Alemania no quiere quedarse atrás tampoco en esta materia y, según adelantó el Instituto Alemán del Vino, se pondrá este año el énfasis en demostrar que “los vinos alemanes se cuentan entre los mejores del mundo”. Siendo así, ¡Salud!

DW recomienda