1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Salsa y fútbol en FC Colonia

DW-WORLD cuenta la desconocida historia de cómo una noche con música y comida latinoamericana ayudó al equipo FC Colonia a estar donde hoy está: en la primera división del fútbol alemán.

default

Así se baila la salsa en el FC Colonia.

Al ritmo de la salsa y el merengue los futbolistas y el cuerpo técnico del club de Colonia encontraron la unidad y la confianza necesaria para abandonar la segunda división y ascender a la Bundesliga.

En busca de motivación

A principios de diciembre del 2007 el tradicional club de fútbol de Colonia venía subiendo constantemente en el tablero pero aún no lograba arribar a las tres primeras posiciones de la segunda división, aquellas que garantizan un cupo en la Bundesliga, y su próximo partido era contra el gran rival Maguncia 05, equipo con el que venía peleando por la opción de ascender.

El 7 de diciembre, en la fecha 16 del torneo, cayeron derrotados 1-0 y los ánimos se derrumbaron. Era hora de tomar medidas drásticas, de motivar a los jugadores a continuar dando la lucha, de fomentar la unidad del conjunto en busca del objetivo previsto.

El entrenador Christoph Daum, famoso por sus creativas acciones para estimular a sus futbolistas, se reunió con el vocero de prensa del Colonia, Christopher Lymberopoulos, y le preguntó ¿qué se te ocurre? Caminatas, cursos de cocina y de pintura quedaron descartados pues ya se habían hecho.

Después de mucho meditar fue el mismo Daum quien encontró la respuesta: “hagamos un curso de baile” dijo, “algo con música llena de temperamento, de fuerza, de emoción” y así, junto a Lymberopoulos, fueron descartando ritmos como el vals, el tango y la polka.

“Entonces nos decidimos por la salsa y el merengue, dos ritmos llenos de alegría y de movimiento que estimulan el entendimiento” recuerda el vocero de prensa.

A bailar se dijo

Daum y su equipo de asistentes le solicitaron el favor a Luís González, asesor del arquero colombiano Faryd Mondragón, de respaldarlos en la iniciativa y éste se puso en contacto con una de las discotecas de Colonia más tradicionales en el ambiente de la salsa en Alemania: Petit Prince.

“Cuando Luís me llamó y me contó la idea inmediatamente me puse a organizar todos los detalles para ofrecerle a la gente del equipo profesional de nuestra ciudad exactamente lo que necesitaban” recuerda Fabio Becerra, el DJ encargado de ponerle música a la velada.

Becerra, ajustándose a las exigencias del club de fútbol de Colonia, organizó que se sirviera un buffet de platos típicos latinoamericanos con muchas ensaladas, arroz carne de cordero y pollo, y contactó a 6 jóvenes cubanas instructoras de baile de la escuela de salsa Omilaye.

Christoph Daum und Angelica Camm

Christoph Daum, y su esposa Angelica Camm.

A las 6 en punto de la tarde del 13 de diciembre arribó el bus con todos los jugadores del Colonia, el cuerpo técnico y de asistentes –en total 35 personas- a las instalaciones del Petit Prince. 5 minutos más tarde el ambiente estaba prendido y todos bailaban al comando de las chicas cubanas, primero en grupo y luego en parejas.

Faryd Mondragón (colombiano), Hernando Suazo (hondureño) y André (brasilero) no necesitaron mayores instrucciones, los futbolistas de las otras nacionalidades requirieron un poco más de tiempo, pero al final todos, incluso los alemanes, dominaban los pasos básicos del merengue y la salsa.

“Acompañados por esa música tuvimos una experiencia de conjunto muy especial en la cual nos divertimos y ratificamos el carácter multicultural que caracteriza tanto al club como a la ciudad de Colonia” cuenta Lymberopoulos.

Los resultados.

Después de una hora y media de baile el grupo se retiró a comer y el entrenador Christoph Daum aprovechó la ocasión para dirigir unas palabras a sus jugadores. Comparando el fútbol con la salsa, actividades en las que prima la necesidad de compaginar y armonizar bien para que las cosas resulten como se prevén, Daum apeló al espíritu de unidad y alentó a todos a no perder de vista el objetivo de ascender en la Bundesliga.

Un par de días después el Colonia jugó la fecha 17 del torneo y derrotó al Kaiserslautern por 2-1 alcanzando la codiciada tercera casilla del tablero, la cual defendió hasta el final y por ello hoy juega en la primera división. Aprender a bailar salsa rindió sus frutos.

Desde entonces algunos jugadores del Colonia visitan regularmente con amigos y familiares el Petit Prince para bailar al ritmo de la música latinoamericana, para tanquear energías y para llenarse de optimismo.

DW recomienda