Súper Martes en EE. UU.: ¿quién enfrentará a Obama? | El Mundo | DW | 06.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Súper Martes en EE. UU.: ¿quién enfrentará a Obama?

Continúan en diez estados las primarias republicanas en EE. UU., también en Virginia, uno de los estados pendulares, donde el ritmo lo marcan los temas sociales, algo que alegra a los demócratas.

Súper Martes: ¿Quién desafiará a Obama en noviembre?

Súper Martes: ¿Quién desafiará a Obama en noviembre?


Las primarias republicanas siguen dando que hablar en EE. UU. Para comprender mejor el panorama, Deutsche Welle habló con una demócrata, que piensa que la lucha por los derechos femeninos no debe volver a comenzar, y con un republicano, seguro de que Mitt Romney vencerá a Barack Obama. Además, un ex diputado demócrata que asegura que Obama tiene una chance del 50 por ciento de ganar las las primarias en Virginia, lo que le facilitaría una victoria en las presidenciales de noviembre de este año. En este Super Tuesday se juega en diez estados la batalla republicana por un candidato que enfrente a Obama, también en Virginia, uno de los estados pendulares en los que se disputan votos los republicanos y los demócratas. Para lograr respaldo, los candidatos deberán ganar un mínimo de 1.446 delegados de los 2. 286 que hay en juego.

Proyectos de ley retrógrados

Catherine S. Read, demócrata de Virginia, apoya a Obama desde 2008.

Catherine S. Read, demócrata de Virginia, apoya a Obama desde 2008.

Catherine Read es virginiana y demócrata, y, como muchas mujeres de ese Estado, no está de acuerdo con ir marcha atrás en los derechos de género. “Lo bueno es que sacamos a la luz la verdadera agenda de los republicanos en Virginia”, explica Catherine Read. “Y eso ayudará al presidente Obama, porque las mujeres están enfurecidas, y no hay nada más impactante que miles de mujeres enfurecidas.” Catherine se refiere a los sucesos de las últimas semanas en Virginia, que ocuparon los titulares de todos los periódicos estadounidenses. Una coalición de 51 asociaciones de mujeres de EE. UU. se aboca a defender los derechos de las mujeres frente a proyectos de ley polémicos en varios estados que cuestionan el derecho al aborto y a los métodos anticonceptivos.

En 2008, Virginia eligió por primera vez en 40 años a un presidente democrático. Virginia es uno de los Estados llamados pendulares, o estado en disputa (battleground) por no inclinarse claramente ni por el Partido Demócrata ni por el Republicano y ser, por tanto, un objetivo que se disputan los grandes partidos. También se los llama estados púrpura, por la mezcla entre el color azul (demócrata) y rojo (republicano). Este año, Virginia sigue siendo un estado pendular, ya que es gobernado desde el 2010 por los republicanos. Entre otras medidas, los conservadores legalizaron la compra de un arma por mes. Además, decidieron que las mujeres se sometan a una ecografía abdominal antes de llevar a cabo un aborto, a pesar de que, al comienzo de un embarazo, ese tipo de estudio no sirve de mucho, ya que no es posible ver bien al feto. Y no aprobaron una ecografía transvaginal, lo cual provocó protestas furibundas de asociaciones de mujeres en los medios.

¿Comienza otra era de la emancipación?

“Cuando iba a la escuela”, relata Catherine, “las mujeres que nos antecedieron ya habían luchado para que nosotras pudiéramos decidir cuándo tener un hijo”. Ella, madre de tres niños, no puede entender que candidatos como Rick Santorum vuelvan a cuestionar ese derecho, y que la lucha por los derechos elementales de la mujer vuelva a comenzar, no sólo en Virginia, sino en todo el país. Santorum, exsenador de Pennsylvania y uno de los cuatro candidatos republicanos que aún quedan en carrera, es ultraconservador, está en contra el aborto y de las medidas contraceptivas, así como en contra del diagnóstico prenatal. Y sigue cosechando votos en las filas republicanas. Ganó las primarias en Iowa, Minnesota y Colorado.

Pero, según Catherine, sería un rival fácil para Barack Obama: “Está tan al margen de lo que realmente quiere la sociedad, que incluso muchos republicanos no votarán por él”, asegura. Este martes, 6 de marzo de 2012, nadie podrá votar por él en Virginia, ya que ni Rick Santorum ni Newth Gingrich, el exvocero de la Cámara de Representantes de EE. UU., figuran en las listas electorales de ese Estado, en el que están en juego 49 delegados.

Virginia sólo puede votar a Romney o a Paul

Bart Marcois, asesor republicano.

Bart Marcois, asesor republicano.

Tanto Santorum como Gingrich llevan a cabo una campaña que se limita a lo más necesario y está subfinanciada. Ambos perdieron la oportunidad de cumplir con las normas exigidas para la admisión en el Estado de Virginia. Por eso, al electorado no le queda más que elegir entre Mitt Romney, el exgobernador de Massachusetts, y Ron Paul, el diputado por Texas.

“Romney es un rival mucho más peligroso para Obama que Santorum”, dice la demócrata Catherine Read, “porque es más moderado, aunque trata de ganarse a las bases conservadoras”. Ron Paul no tiene posibilidades de ser nominado, según ella, pero seguirá quitándoles votos a los otros candidatos mientras siga en carrera porque cuenta con un electorado fiel, opina Read.

"Convencido de la victoria de Romney"

A pesar de que ya ganó ocho primarias este año, los republicanos no llegan a entusiasmarse del todo con Romney. El asesor empresario Bart Marcois, que apoyó a Romney en su candidatura a la presidencia en 2008, no comprende por qué. Después de todo, un candidato a presidente no tiene por qué presentarse como un amigo. “Si quiero sentarme con alguien en el jardín a conversar, llamo a un amigo y no a Mitt Romney. Pero si se trata de la candidatura a presidente, entonces no quiero que se presente mi amigo, sino Mitt Romney”, explica.

Rick Santorum: ¿pocas chances en Virginia?

Rick Santorum: ¿pocas chances en Virginia?

Marcois, que trabajó para el Gobierno de George W. Bush y fue diplomático en Cercano Oriente durante 10 años, considera a Romney uno de los candidatos republicanos capaz de dar nuevo impulso a la economía estadounidense, de trabajar exitosamente junto con el Congreso y de vencer a Barack Obama. Y no cree que la lucha de los republicanos se desarrolle verdaderamente durante la convención partidaria en Tampa, Florida, en agosto de 2012. Romney se llevará a la mayoría de los delegados, de eso está seguro Bart Marcois. Luego de las victorias de Romney, se espera que en este Súper Martes el candidato también salga vencedor tanto en Virginia como en Massachusetts. Ohio podría ser una posibilidad para Santorum, aunque diversos escenarios son aún posibles. Es probable que la carrera continúe.

La influencia de los “Super PACs”

Romney y Gingrich.

Romney y Gingrich.

El hecho de que la batalla republicana dure tanto tiempo se debe a que han cambiado las reglas. Por primera vez, el vencedor no se lleva todos los votos de los delegados, sino que, en algunos Estados, se otorgan de manera proporcional. Además, el Tribunal Supremo de EE. UU. decidió permitir a los “Super PACs” -comités de acción política que hacen campaña por un candidato sin pertenecer directamente a su equipo- gastar dinero en forma ilimitada, Eso hace que Rick Santorum y Newth Gingrich puedan continuar en campaña.

Los Super PACs cambiaron totalmente la campaña electoral de las primarias estadounidenses, opina Tom Perriello, presidente del “Center for American Progress Fund” (Fundación del Centro estadounidense para el Progreso). Ahora, lo decisivo es, según él, quién cuenta con más dinero. Y eso le ha otorgado influencia tanto a las empresas como a los donantes privados, con lo cual también se ha visto beneficiado Romney, ya que pudo contar con apoyo para vencer a Newth Gingrich gracias a una campaña electoral masiva que costó grandes sumas de dinero. “Romney también pudo salir bien parado durante el comienzo de la carrera por las primarias gracias a los importantes cheques recibidos”, dice Perriello, que fue diputado por Virginia en la Cámara de Representantes durante dos años, desde 2008, perdiendo por poco margen en 2010 frente a su rival conservador.

Obama tiene, al menos, una chance de un 50 por ciento de ganar en Virginia, dijo Perriello en conversación con Deutsche Welle: “Si se logra un repunte económico y se ve al presidente como la fuerza impulsora del mismo, eso sería suficiente para lograr una victoria en Virginia”. Después de todo, la economía es un factor que tiene más peso que los temas sociales. Además, Perriello señaló que en Virginia hay muchas bases militares, lo cual también es positivo, teniendo en cuenta la buena relación de Obama con las Fuerzas Armadas de EE. UU. Ganar en Virginia en noviembre es clave para una victoria en las elecciones presidenciales, dijo el experto.

Autora: Christina Bergmann/ Cristina Papaleo
Editor: Enrique López

DW recomienda