Rusia y China siguen bloqueando resolución de la ONU para Siria | El Mundo | DW | 01.02.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Rusia y China siguen bloqueando resolución de la ONU para Siria

A pesar del veto de Rusia y China, Occidente y la Liga Árabe elaboran una resolución clara para poner fin a los enfrentamientos y aseguran que no habrá otra intervención militar como la de Libia.

Occidente dice que en Siria no se realizará una operación militar.

Occidente dice que en Siria no se realizará una operación militar.

Según opositores al régimen del presidente Bashar al Assad, al menos 20 personas murieron este miércoles en una ofensiva de las tropas del régimen sirio contra la oposición en las afueras de Damasco. Seis de ellas eran desertores del Ejéricto Libre de Siria, según activistas. También de acuerdo a esas informaciones, la ciudad de Homs, bastión de la oposición, está siendo asediada y  hubo allí dos víctimas mortales y cinco heridos. De acuerdo con la versión oficial del régimen, se pudo frustrar el intento de “un grupo terrorista armado” de llegar a la frontera de Idlib, cerca de Turquía.
 

Occidente asegura no buscar intervención militar

Tanto la Liga Árabe como las potencias occidentales aseguraron no estar buscando

La Liga Árabe exige una clara resolución de la ONU para Siria.

La Liga Árabe exige una clara resolución de la ONU para Siria.

una intervención militar para terminar con la violencia en Siria, pero exigieron una resolución clara de la ONU contra el régimen de Assad. A pesar de que China y Rusia siguen vetándola, gran parte de la comunidad internacional está a favor de esa medida.

La gravedad de la crisis siria hizo que se reuniera el Consejo de Seguridad de la ONU con la participación de la Liga Árabe y ministros y delegados de alto rango, como la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, el ministro de Exteriores francés, Alain Juppé, el secretario de Relaciones Exteriores británico, William Hague, y el alto funcionario del ministerio de Exteriores de Alemania Michael Link.

Hillary Clinton exigió que el Consejo de Seguridad de la ONU diera pasos concretos al respecto. “Es tiempo de que la comunidad internacional supere sus diferencias de opinión y envíe un claro mensaje de apoyo al pueblo sirio”, dijo Clinton, quien se refirió a que la creencia de que una resolución de ese tipo equivaldría a crear otro escenario como el de Libia es falsa.

La Liga Árabe llamó a juzgar la violencia ejercida por el presidente Al Assad contra su pueblo. El secretario general de la liga, Nabil Elarabi, dijo que esa organización quiere que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas apoye su plan de paz. El emir de Qatar, el jeque Hamad bin Jalifa al Thani, enviado especial de la Liga Árabe, instó al Consejo de Seguridad a actuar con decisión en contra del régimen sirio. “El destino del pueblo sirio está en sus manos”, dijo el emir de Qatar.

En su versión actual, el borrador de la resolución le exige a Assad que ponga fin a la violencia y abandone el poder en un plazo de 15 días, y, de acuerdo con lo que demanda la Liga Árabe, que entregue el mando a su vicepresidente. Si Assad se negase a entregar el poder en ese lapso, el Consejo de Seguridad tomaría “otras medidas”, que podrían consistir en más sanciones económicas.
 

Objeciones rusas y apoyo alemán

Rusia manifestó nuevamente sus objeciones respecto del borrador, ya que, según ese país, es de temer que a la resolución le sigan operaciones militares, como sucedió en 2011 con Libia. El viceministro de Exteriores ruso, Gennadi Gatilow, comunicó en Twitter que una resolución de la ONU sería “el camino hacia una guerra civil” en Siria.

El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle, evaluó positivamente el borrador para una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Siria. “Aplaudo la claridad de la información de la Liga Árabe con respecto a Siria en el Consejo de Seguridad”, dijo Westerwelle durante una visita a Tel Aviv, este miércoles. Además, subrayó que la situación en Siria era abrumadora, “por lo cual los próximos días se tratará de manera intensiva y en conversaciones inmediatas que se dé forma concreta a la resolución”.

Al menos 5.400 personas murieron en Siria desde el comienzo del conflicto, en marzo de 2011, y según la ONU mueren 40 personas por día víctimas de los enfrentamientos y la brutal represión del régimen.

CP/ dpa, rtr, afp
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda