1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Rusia pesa más

Las relaciones con Moscú son hoy más importantes para Europa que complacer a George W. Bush, dice la prensa europea.

default

Dimitri Medvedev y Vladimir Putin, futuro y presente de Rusia.

El Paris-Normandie, de Rouen, comenta el reingreso de Francia a la Alianza Atlántica: “Sarkozy ha declarado que Francia retornará a su sitio dentro de la OTAN, si Estados Unidos permite la instauración de una política europea de defensa. La estrategia no deja de ser interesante. Hasta la fecha, Washington no desea saber nada acerca de una política europea en materia de defensa. Pero si el trueque propuesto funciona, ello podría acelerar la conformación de una cohesión política en Europa, siempre y cuando no sea víctima de engaños y dilaciones. Sarkozy ya ha jugado sus cartas. Anunció el regreso de Francia a la OTAN, hecho que debe producirse el año próximo. A cambio sólo obtuvo la vaga declaración del presidente de Estados Unidos, en cuanto a que ‘Europa debe transformarse en un actor central del escenario internacional, también en materia de seguridad y defensa'”.

Ni siquiera una señal

A su vez, el diario polaco Gazeta Wyborcza se refiere a la negativa por parte de la OTAN para incorporar a Ucrania en los planes para la futura ampliación de la alianza: “Lo que ha sucedido es malo. El gobierno de Kiev no consiguió siquiera una señal sobre el posible comienzo de negociaciones para ser incorporado como socio. La precaución de Francia, Alemania y otros países europeos es entendida en la capital ucraniana como si Rusia fuese más importante para Occidente. En la práctica, lo que hizo la OTAN fue fortalecer a quienes demandan que Ucrania se mueva hacia un acercamiento estrecho con la nomenklatura de Moscú.”

Rusia pesa más

En Basilea, Suiza, el Basler Zeitung también aborda el rechazo de la OTAN a Georgia y Ucrania: “Los europeos han pisado el freno de la ampliación forzada que les proponía el gobierno de Estados Unidos. Con la justificación oficial de la falta de desarrollo y los problemas internos, los miembros de Europa occidental cerraron las puertas de la Alianza Atlántica, cuando menos por el momento. Y pese a todos los desmentidos, ello se debe en gran parte a Rusia. Las relaciones con el presidente ruso entrante, Medvedev, pesan más ante los socios europeos que las intenciones del presidente saliente de Estados Unidos.”

Moscú perdió

El Kommersant, de Moscú, considera que Rusia fue la gran perdedora tras la cumbre de Bucarest: “La reunión vio cómo la esperanza se transformaba en decepción. Georgia y Ucrania no fueron consideradas para la ampliación de la OTAN, y tampoco lo fue Macedonia. Algunos expertos dicen que ello constituye un triunfo de la diplomacia rusa. Pero ésta fue la que perdió: la instalación de un sistema de defensa militar en Europa del Este causará mucho más daños a Moscú que los que pudieron haberle infligido Ucrania y Georgia como miembros de la Alianza Atlántica. A diferencia del estadounidense, el sistema de la OTAN pretende proteger a Europa de ataques con misiles de corto y mediano alcance. Así que si hasta ahora Moscú debatía con Washington, Varsovia y Praga sobre el mencionado escudo antimisiles, ahora deberá vérselas con la sólida fuerza de Occidente, encarnada por la OTAN.”

DW recomienda