1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Rusia está en contra de alto al fuego en Alepo

Moscú argumenta que esta operación militar busca eliminar al Estado Islámico y no tiene relación con las negociaciones de paz.

El viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Guennadi Gatílov, dejo en claro que Rusia no tiene ninguna intención de presionar al Gobierno sirio para que cese su operación militar en Alepo, tal como exige la oposición para reanudar las negociaciones de Ginebra.

Para los rusos esta operación se enmarca en la lucha contra grupos terroristas que están fuera del alto el fuego acordado entre Moscú y Washington, por eso su rechazo a intervenir en dicha acción. “No ejercemos ninguna presión porque se trata de la lucha contra la amenaza terrorista. En ningún caso depende del proceso de negociaciones, porque la resolución del Consejo de Seguridad deja claro que el Estado Islámico y Jabhat al Nusra son los enemigos” a batir, dijo Gatílov.

La Comisión Suprema para las Negociaciones, principal delegación de la oposición siria en el proceso de Ginebra, abandonó las negociaciones tras acusar a Damasco y Moscú de que sus ataques en Alepo se dirigen contra la oposición moderada al régimen de Bashar al Asad. “Nuestros ataques en esa región tienen por objetivo destruir al Estado Islámico, mientras que el objetivo de la oposición debe ser abandonar la zona y no molestar en esas operaciones”, rebatió Gatílo. Recordó, al mismo tiempo, que Rusia está trabajando para incluir a dos de esos grupos armados, el Ejército del Islam y el Movimiento Islámico de los Libres de Sham, en la lista de organizaciones terroristas prohibidas por la ONU.

Ver el video 02:04

Siguen los combates en Aleppo

Negociaciones estancadas

Hasta ahora, Damasco y la oposición no han sido capaces de superar las líneas rojas que se ponen unos a otros para iniciar un diálogo cara a cara en el marco del proceso de Ginebra, estancado tras varias rondas de negociaciones indirectas. Mientras Estados Unidos y la oposición exigen que Asad renuncie a seguir en el Gobierno, Rusia y Damasco insisten en que eso lo deberá decidir el pueblo sirio, con lo que dejan la puerta abierta para que el líder sirio se vuelva a presentar a elecciones.

Activistas sirios denunciaron hoy al menos 15 ataques aéreos por parte del régimen sirio contra zonas controladas por los rebeldes en Alepo, donde en los últimos ocho días han muerto al menos 244 personas, según informa el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, entre los que se cuentan 50 personas que perdieron la vida el miércoles 27 de abril en un ataque aéreo contra un hospital en una zona rebelde, según los datos de Médicos Sin Fronteras.

MN (efe, dpa)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema