1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Rusia decreta sanciones económicas contra Turquía

La medida, aprobada por el presidente Vladimir Putin, es en represalia por el derribo de un avión de combate Su-24 en la frontera turco-siria.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, decretó una serie de sanciones económicas contra Turquía, en una represalia por el derribo de un avión de combate Su-24 de la fuerza aérea rusa en la frontera turco-siria. Los ministros de todos los ramos del gabinete ruso tuvieron 48 horas para preparar la lista de medidas, que buscan, según el Kremlin, garantizar la seguridad nacional y defender a los ciudadanos rusos de “acciones criminales”.

Entre otras medidas, Putin ordenó suspender o restringir la entrada en Rusia de determinadas mercancías procedentes de Turquía, de acuerdo con una lista que elaborará el Gobierno, además de prohibiciones o restricciones a empresas turcas para realizar trabajos y prestar servicios en el territorio de Rusia. También se impedirá a empleadores rusos la contratación de ciudadanos turcos a partir del 1 de enero.

Además, los operadores turísticos rusos deberán abstenerse de vender productos y servicios que contemplen visitas a Turquía. El gobierno prohibirá, asimismo, los vuelos chárter entre Rusia y Turquía, hasta hace poco el segundo destino turístico preferido de los rusos después de Egipto. Rusia estima que esta sola medida contra la industria del turismo provocará pérdidas en Turquía por aproximadamente 9.500 millones de euros anuales, cifra equivalente al superávit turco en el intercambio comercial entre ambos países.

No hubo disculpas

El decreto determina también la suspensión, a partir de 2016, del acuerdo de exención de visados para los ciudadanos turcos. Por último, el jefe del Kremlin encargó al Gobierno adoptar medidas para reforzar la seguridad portuaria en los mares Negro y de Azov y redoblar el control sobre las empresas turcas de transporte automovilístico de carga. El decreto no hace alusión a importantes proyectos conjuntos ruso-turcos en el ámbito de la energía.

Las sanciones fueron anunciadas después de que Moscú exigiera a Ankara disculpas, compensaciones y castigo a los culpables del derribo del avión, que cumplía una misión de bombardeo antiterrorista en Siria. La reacción de las autoridades turcas, que se limitaron a lamentar el incidente y a denunciar que el bombardero ruso invadió el espacio aéreo de Turquía, desató la ira de Moscú.

Una fuente oficial turca señaló que esta decisión rusa solamente profundiza las diferencias entre ambos gobiernos.

DZC (EFE, dpa, Reuters)


DW recomienda