1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Rubio y Cruz lanzaron duros ataques contra Trump

El debate republicano estuvo marcado por una serie de alusiones, algunas de ellas muy agresivas, contra el principal candidato de los conservadores.

A medida que Donald Trump ha afianzado su posición como favorito de las internas republicanas de cara a la elección de quien representará al partido en las presidenciales estadounidenses, el discurso de sus dos principales rivales ha debido acomodarse a la nueva realidad. Una muestra de ello se dio este jueves (03.03.2016) en un nuevo debate de los aspirantes conservadores, realizado en Detroit.

Los senadores Marco Rubio y Ted Cruz parecieron coordinar sus ataques contra Trump, quien recibió artillería pesada. Cruz, por ejemplo, aseguró que, durante cuarenta años, “Trump ha sido parte de la corrupción de Washington con la que (sus votantes) están furiosos, es alguien que ha usado el poder del Gobierno para beneficios privados”. En el debate también participó el cuarto candidato republicano en disputa, John Kasich.

Rubio aseguró que “dos tercios de los votantes han dicho que no te quieren”, en referencia a Trump. Inmediatamente lo acusó de no ser lo suficientemente conservador. “No tiene respuestas, le preguntas sobre economía y lo primero que responde es algo sobre un mindundi”, apuntó el senador Rubio, quien acusó al magnate de no haber demostrado “la curiosidad intelectual o el interés” por aprender sobre política exterior.

Encogido de hombros

Luego, Cruz sacó a colación los constantes cambios de opinión de Trump en diversos temas y recordó sus anteriores apoyos a candidatos demócratas. “En 2008, Trump le dio cuatro cheques a Hillary Clinton para que fuese presidenta”, remachó el político conservador. El empresario se defendió recordando que “hasta hace poco” él no era un político, sino un hombre de negocios y que, como tal, buscaba “lo mejor” para su empresa, sus empleados y su familia, lo que conllevaba apoyar a políticos de uno y otro bando.

Los ánimos se caldearon rápidamente en el debate de dos horas del canal Fox News, en medio de la tensión sobre el ascenso de la campaña del multimillonario de Nueva York. Los moderadores mostraron videos poniendo en evidencia los cambios de Trump sobre la guerra de Irak, la inmigración y la posibilidad de admitir a los refugiados de la guerra civil de Siria. Ante esto, el magnate se encogió de hombros. “Uno tiene que mostrar un grado de flexibilidad”, declaró.

“Espero que no veamos yoga en este escenario”, dijo Cruz, a lo que Rubio respondió: “Bueno, él es muy flexible, de modo que nunca se sabe”. El de este jueves fue el undécimo debate entre los candidatos republicanos.

DZC (EFE, Reuters)


DW recomienda