1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Ruanda acusa a Burundi de masacre contra su propio pueblo

Según grupos de derechos humanos, las fuerzas de seguridad asesinaron durante el fin de semana a once personas en la capital de Burundi, Buyumbura.

El presidente de Ruanda, Paul Kagame, acusó al país vecino, Burundi, de perpetrar una masacre contra su propia población, en declaraciones realizadas el viernes pero conocidas este domingo (08.11.2015). Según Kagame, de la noche a la mañana hay asesinatos y los cuerpos son lanzados a fosas en las calles, refiriéndose a la reciente ola de violencia en Burundi.

Sus declaraciones podrían aumentar aún más las tensiones entre los vecinos. El presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, acusó a Ruanda en reiteradas ocasiones de impulsar la violencia y la inestabilidad en el pequeño país del este de África. Ambos países tienen una composición étnica similar, dominada por las etnias hutu y tutsi. Durante el genocidio en Ruanda en 1994 fueron asesinadas 800.000 personas, sobre todo tutsis. Hace una década concluyó con 300.000 muertos en Burundi una guerra civil impulsada por tensiones étnicas similares.

Preocupación en la ONU

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se ocupará este lunes de la escalada de violencia. Varios expertos advirtieron recientemente que la crisis política y la persistente violencia en Burundi podrían ser preludios de una nueva guerra civil. Más de 210.000 personas huyeron del país desde abril por miedo a la escalada de violencia. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, Estados Unidos y la Unión Europea reclamaron que se ponga fin a la violencia.

Según grupos de derechos humanos, ya fueron asesinados más de 200 simpatizantes de la oposición. El pasado viernes la policía detuvo a Willy Nzitonda, hijo de un conocido crítico de Nkurunziza. Pocas horas después, fue hallado muerto. La crisis política se inició en Burundi en abril con los intentos de Nkurunziza de conseguir un tercer mandato a pesar de la prohibición constitucional. En julio fue reelegido a pesar de protestas masivas y de un boicot a las elecciones por parte de la oposición.

MS (dpa/afp)

DW recomienda