1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Rousseff denunciará en la ONU intento de “golpe”

La mandataria de Brasil aprovechará el viaje a Nueva York para firmar el Acuerdo de París sobre Cambio Climático para exponer la crisis que afecta a su país.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, aprovechará un viaje a Nueva York para asistir a la firma del Acuerdo de París sobre Cambio Climático en la sede de la ONU para presentar ante la comunidad internacional la crisis que la afecta y denunciar que sufre un intento de “golpe”. El viaje fue confirmado este miércoles (20.04.2016), justo cuando en el Senado parece formarse una mayoría proclive a llevarla a un juicio político con miras a su destitución.

Dos colaboradores dijeron a la prensa que la mandataria usaría su visita a Estados Unidos para defenderse en entrevistas con medios internacionales del proceso de juicio político al que busca someterla la oposición, y que ella ha calificado como un “golpe de Estado sin armas” contra un Gobierno legítimo. Otras fuentes reconocieron que el objetivo es aprovechar el escenario de la ONU y la presencia de decenas de jefes de Estado.

La mandataria tiene planes de regresar a Brasilia el viernes por la noche, tras asistir al acto en la ONU y, paradójicamente, durante los dos días que permanecerá en Nueva York su cargo será ocupado en forma interina por el vicepresidente Michel Temer, con quien ha roto toda relación y a quien la misma Rousseff acusa de ser el orquestador de la “conspiración” que buscaría sacarla del poder, calificándolo incluso de “traidor”. Si Rousseff es sacada del mando, Temer ocuparía el alto cargo hasta completar el período.

Postergan discusión sobre Lula

Rousseff perdió una votación clave en la Cámara de Diputados el domingo 17 de abril y ahora espera la decisión del Senado para saber si enfrentará un juicio político por incumplimiento de las leyes presupuestarias de la nación. La mandataria sostiene que las acusaciones en su contra no tienen fundamento y que se trata de un intento por destituirla y terminar con 13 años de gobierno de izquierda de su Partido de los Trabajadores.

La presidenta de Brasil señala que la maniobra con las cuentas públicas que llevó a cabo su administración, y mediante la cual se postergó la transferencia de fondos a bancos estatales, es una práctica empleada por gobiernos anteriores. Sus adversarios políticos argumentan que esto le permitió ampliar el gasto público e impulsar su reelección en 2014. Por otro lado, este miércoles la Corte Suprema de Brasil decidió postergar la discusión sobre el nombramiento del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como ministro del Gobierno.

DZC (Reuters, dpa, EFE)


DW recomienda