1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Rousseff afirma que su Gobierno no está acusado de corrupción

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, afirmó hoy en Helsinki que su Gobierno "no está involucrado en ningún escándalo de corrupción" y defendió los ajustes económicos para impulsar el crecimiento económico.

Dilma Rousseff ofreció una rueda de prensa junto al presidente finlandés, Sauli Niinistö, con quien mantuvo una reunión en el marco de la gira que está realizando a los países nórdicos y que ayer la llevó a Suecia.

La presidenta brasileña no quiso comentar las últimas palabras del presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, sobre la presunta implicación del Gobierno en los escándalos de corrupción y en el caso Petrobras. "No es el Gobierno el que está siendo acusado", manifestó Rousseff, quien insistió en que las personas involucradas en la corrupción están en prisión.

Preguntada por la preocupación que puede haber en el exterior ante la crisis política y económica brasileña, señaló que "el objetivo de la oposición puede ser hacer inviable la acción del Gobierno", pero garantizó que no lo logrará por muchas iniciativas que presente para promover su destitución.

Ajustes económicos

Rousseff reconoció que para la buena marcha de la economía es necesaria la estabilidad política, pero se mostró convencida de que las medidas aprobadas por su Gobierno para garantizar la estabilidad financiera y macroeconómica darán sus frutos y Brasil superará la crisis. Puntualizó que Brasil es el país más industrializado de América Latina y consideró comprensible que por ello se vea más afectado por la crisis internacional, como le ocurrió a Estados Unidos y a la Unión Europea (UE), pero aseguró que cuenta con una economía robusta capaz de salir adelante.

En su encuentro con el presidente finlandés acordó impulsar la cooperación en el área educativa y de la investigación con el país escandinavo y apostó por incrementar los intercambios empresariales y comerciales. La presidenta brasileña, que invitó al político finlandés a visitar Río de Janeiro el próximo año con motivo de los Juegos Olímpicos, elogió el prestigioso sistema educativo del país nórdico, un "modelo" internacional.

Confió también en que su visita sirva para impulsar y diversificar las relaciones comerciales y dio la bienvenida a las inversiones finlandesas en Brasil en sectores como el naval y el petrolero.

ER (efe, ABr)