1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Romaníes búlgaros: la vida detrás del muro

¿Un gueto en la Unión Europea? El asentamiento romaní en la ciudad búlgara de Vidin está escondido detrás de un muro de concreto. La reportera de DW Tatiana Vaksberg vivió allí durante un mes.

Viví 30 días en la calle “Tshaika” (gaviota), en la ciudad de Vidin. Esta dirección no es muy favorable cuando uno busca empleo. Mi vecina Radostina consiguió un trabajo como vendedora, que le duró solo dos días. Cuando su empleador se enteró de su dirección, la despidió inmediatamente. En la calle Tshaika viven solo romaníes, y, según algunas encuestas, el 48 por ciento de los búlgaros no quiere trabajar en la misma empresa que miembros de esa minoría.

El 8 de marzo me mudé al asentamiento romaní para conocer el día a día de los habitantes y entrar en contacto con ellos. El asentamiento está rodeado de un muro kilométrico de concreto, y la única salida pasa por el cementerio.

Según la administración municipal, el muro fue construido por “razones de seguridad” y no tiene nada que ver con la discriminación de los romaníes. Aparentemente separa las casas de las vías del tren y protege a los niños del asentamiento de accidentes. Además, no es un obstáculo insuperable, puesto que también existe un puente peatonal, argumenta.

A algunos habitantes del asentamiento los han despedido por vivir allí.

A algunos habitantes del asentamiento los han despedido por vivir allí.

El hoyo en el muro

“A mi mamá le duelen las piernas, no puede subir y bajar tantas escaleras. Nosotros nos deslizamos por el hoyo”, cuenta Mitko, de cinco años. Como él, cada día muchos niños se deslizan por un agujero en el muro para ir al jardín de niños en el centro de la ciudad. Al llegar al otro lado, su ropa muchas veces se ha ensuciado.

Los habitantes del asentamiento están indignados por las explicaciones de la administración municipal. Es una vergüenza y no tiene nada que ver con seguridad, cuentan todos.

“Vivimos en un gueto”

Desde el punto de vista europeo, la cosa está clara: cuando un muro rodea el asentamiento de una minoría étnica se trata de un gueto, independientemente de los argumentos de la mayoría de la población y de la administración local. En este caso, el muro además fue construido con el dinero de los impuestos y la administración lo defiende, sin tomar en cuenta las peticiones de los habitantes romaníes.

Muchas casas en el asentamiento están inundadas.

Muchas casas en el asentamiento están inundadas.

Irónicamente el asentamiento romaní en Vidin se llama “Nov Pat”, lo que significa “nuevo camino”. Hasta la fecha, no hay un camino directo que conduzca a la ciudad. La salida por el cementerio tampoco sirve más, porque allí han empezado a construir una nueva tubería de agua para la ciudad. En el asentamiento romaní, en cambio, ya no se construyen más tuberías. “Solo falta que ordenen el toque de queda”, dice un habitante desilusionado.

DW recomienda