1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

RFID: la logística del futuro

Las barras de código son ya algo cotidiano en productos y embalajes. Pero tienen una gran desventaja: pueden ser leídas, pero no guardadas. El sistema RFID puede almacenar también nuevos datos.

default

Lectores de barras de código. CeBIT 2009.

La Identificación por Radiofrecuencia (RFID por su nombre en inglés) está revolucionando la logística y la producción. Las barras de código que todos conocemos proporcionan información inmodificable y para leerlas debe pasarse un escáner sobre la barra de código.

La RFID revoluciona esa técnica ampliando enormemente sus posibilidades: un módulo o una etiqueta RFID no sólo proporciona información, sino que puede almacenar permanentemente nuevos datos. Y ello sin escáner, sino simplemente a través de ondas electromagnéticas.

“Las posibilidades de RFID son enormes”, dijo a

CeBIT 2009

Módulo de RFID. CeBIT 2009.

DW-WORLD un portavoz del pabellón en la CeBIT de la empresa PSION, especializada en el almacenamiento y la transmisión de información codificada.

“Por ejemplo el mantenimiento de partes esenciales de un avión queda registrada en el módulo RFID cuando el operario lo lleva a cabo y transmite los datos correspondientes al sistema”.

Logística a distancia

En la logística, el RFID sirve para marcar embalajes. De esa forma se puede organizar el almacenamiento, la carga, el transporte y la entrega de mercadería electrónicamente, sin contacto físico ni luminoso entre el módulo RFID y el sistema correspondiente de recepción de datos.

La cadena comercial METRO va más allá y quiere desarrollar el cajero electrónico del futuro. La idea: el cliente pasa con un carro de mercaderías por un cajero electrónico, la unidad de lectura registra los precios de los productos y los debita directamente de la tarjeta de crédito del cliente, todo automáticamente.

Además se va registrando la disminución de las mercaderías en el almacén y cuando el stock llega a un mínimo crítico, el sistema encarga nueva mercadería, también automáticamente.

Otra revolución en la técnica RFID se anuncia con el empleo de etiquetas RFID impresas, en la que no se utiliza silicio, sino un polímero para almacenar información. “Ello permite reducir enormemente los costos y miniaturizar la técnica, de tal forma que una etiqueta RFID puede aplicarse a cualquier producto, desde una botella de vino hasta el envase de un yogurt”, dijo a DW-WORLD un técnico de Poly IC, empresa pionera en el uso de la técnica.

RFID en la producción

CeBIT 2009

Robótica y tecnología RFID. CeBIT 2009.

El sistema RFID puede aplicarse también en la producción. El Instituto Fraunhofer de Circuitos Integrados presenta en la CeBIT un robot de producción que demuestra cómo puede dirigirse la producción de forma descentralizada, a partir de las informaciones que lleva en sí cada unidad producida.

“En cada unidad que va a producirse se inserta al comienzo del proceso un chip RFID. Éste le va diciendo luego al robot qué debe hacer y la máquina almacena a su vez en el chip nueva información respecto a lo que ha hecho”, explicó a DW-WORLD un técnico del Instituto Fraunhofer.

De esa forma no es necesario reprogramar todo el sistema para introducir variaciones en el proceso de producción, sino que la propia unidad del producto va dirigiendo el proceso.

DW recomienda