1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Rey marroquí anula indulto para pederasta español en medio de protestas

El escándalo por un indulto a un pederasta español -en el marco de una amnistía para un total de 1.044 personas, gracias a un acuerdo entre Juan Carlos y Mohamed VI con motivo de la Fiesta del Trono marroquí- generó en Marruecos una ola de protestas que alcanza al rey Mohamed VI; pero que también pone al español Juan Carlos y al gobierno conservador de Madrid ante preguntas incómodas.

Aunque la protesta frente al Parlamento de Rabat fue disuelta brutal y rápidamente, las autoridades no consiguieron borrar la indignación de los manifestantes. Al contrario: Miles de personas quieren marchar hacia Casablanca para realizar una multitudinaria manifestación el martes y miércoles próximos.

En tanto, el monarca reconoció la gravedad de la situación y en la noche de este domingo (04.08.2013) decidió revocar la controvertida medida, informó la agencia MAP citando un comunicado de la Casa Real. El monarca marroquí se decidió a dar este paso en vistas de "la gravedad del delito y por respeto a las víctimas". Los ministerios de Justicia de España y Marruecos continuarán concertando el proceder contra Daniel Galván Viña, quien fue condenado a 30 años de cárcel por abusar de 11 menores de entre cuatro y 15 años de edad, y sólo ha cumplido año y medio de la pena. Asimismo se investigarán las circunstancias de la "deplorable liberación" del hombre de 64 años, de acuerdo con el reporte.

"Es la primera vez en Marruecos que se pone masivamente en tela de juicio una decisión personal de Mohamed VI como el indulto real", aseguró al diario El País el activista Fouad Abdelmoumni. La medida fue irresponsable y crea un problema de seguridad, añade. También el presidente de la asociación de derechos humanos AMDH, Ahmed Al-Haj, cree que el indulto no hace más que promover la impunidad.

Los abusos sexuales contra niños en Marruecos ya eran un tema explosivo antes de conocerse el caso de Galván. La ONG "Touche pas à mon enfant" (No toques a mi niño) estima que 26.000 niños son violados al año en el reino hachemita, es decir 71 por día. Y una parte importante de estos delitos es responsabilidad de redes de pedófilos bien organizadas que se mueven en el ambiente del jet set de Marrakesh. Entre los clientes de estas redes se cuentan incluso poderosos políticos y empresarios de países europeos, según los activistas por los derechos humanos.

"El país es conocido como uno de los mayores destinos de turismo sexual del mundo", señala el portal de noticias Maghreb Emergente. En los últimos meses se han multiplicado los escándalos. En mayo fue condenado un francés de 60 años a 12 años de cárcel, en junio fue detenido un británico. El caso de la pequeña Wiam causó especial indignación. La niña de diez años fue violada 20 veces por un padre de familia y herida con una hoz. "Fue la gota que rebasó el vaso", dice la presidenta de "Touche pas", Nayat Anouar.

Otra cuestión que aún no tiene respuesta es si Galván, que es de origen iraquí, fue incluido en la lista de los 1.044 presos a ser liberados con motivo de la Fiesta del Trono porque era un espía español que estuvo implicado en la caída de Saddam Hussein, según publicó El País. Lo único seguro es que en 2005 se estableció en Kenitra, en el norte de Marruecos, y que contó a todos que era un profesor universitario jubilado. Organizaba fiestas para los niños de los vecinos, violó a 11 de ellos y filmó sus actos, al parecer para vender el material. El tribunal que lo condenó estableció que se aprovechó de los problemas financieros del vecindario.

Se desconoce qué consecuencias tendrá el error del rey Mohamed VI, que afirma no haber conocido los antecedentes de Galván. Juan Carlos se ve implicado porque durante una visita a Marruecos a mediados de julio pidió la liberación de los presos como un gesto de amistad. Pero no habló específicamente de Galván. El País especula que sí podría haberlo hecho el CNI, el servicio secreto, aunque las autoridades lo niegan.

En Marruecos, donde la primavera árabe pasó sin mayores cambios, podría haber efectos importantes a nivel político y social, opinan los expertos. "La juventud de Marruecos ha dejado claro en las grandes manifestaciones de 2011 que la época de Hassan II ha pasado y que la población no dudará en pedir cuentas a la monarquía en caso de insatisfacción", escribe el portal Afrik. Y el fin de semana algunos fanáticos del fútbol gritaban en Rabat: ¡La monarquía está podrida!" (dpa).