Rey Juan Carlos de España será operado de nuevo | Europa | DW | 25.09.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Rey Juan Carlos de España será operado de nuevo

El rey Juan Carlos de España, de 75 años, superó en la noche del martes con éxito la operación número 13 de su vida. Pero en ocho semanas tendrá que volver al quirófano. El monarca fue intervenido en Madrid de la cadera izquierda, donde sufría una infección en el tejido que recubre la prótesis que le implantaron hace diez meses.

Las características de esa infección hicieron necesario que la nueva prótesis que le colocaron sea temporal. La definitiva le será implantada tras seis semanas con antibiótico intravenoso y otras dos sin él, en una operación que revestirá un riesgo mucho menor al que presentaba la del martes por la noche.

Así lo explicó en la madrugada del miércoles el cirujano Miguel Cabanela, en una rueda de prensa tras el final de una operación que duró unas dos horas y 45 minutos en el Hospital Universitario Quirón, un centro privado en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, y que terminó hacia las 23.30 horas (local). "Ha sido todo afortunadamente bueno para nosotros, para el rey y para el país", dijo el especialista.

El rey padecía una infección de dos gérmenes (estafilococos hominis y propioni bactirium). "Mostraba una enorme cantidad de células y parecía indicado hacer la reconstrucción en dos tiempos", explicó el médico español, que se trasladó a Madrid desde la prestigiosa clínica Mayo de Estados Unidos cuando el equipo médico del rey sospechó de la existencia de esa infección ante las molestias que el monarca comenzó a tener a principios de mes.

El soberano estará ahora hospitalizado entre cuatro y siete días y, según Cabanela, podrá estar "relativamente activo" varios días después de salir del hospital, asumiendo posiblemente una agenda "un poco limitada" entre las dos operaciones. Hasta unas seis semanas después de la segunda intervención no podrá caminar normalmente.

Queda así descartada su participación, el 12 de octubre, en las celebraciones de la fiesta nacional de España, así como su asistencia a la Cumbre Iberoamericana de Panamá, el 18 y 19 de octubre. Será la primera vez que falte a una de estas citas anuales. Aunque cuando se fueron aún no había despertado de la anestesia, el rey estuvo arropado en el hospital por la reina Sofía, los príncipes Felipe y Letizia y la infanta Elena. En ausencia de Mariano Rajoy, que viajó a la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, hasta el centro se desplazó también la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Aunque la operación no comenzó hasta casi las 21 horas (local), el rey ingresó en el hospital poco después de las 15 horas. "Ahí voy", dijo a los periodistas, tras haber mantenido su agenda hasta el final, dejando constancia de que puede seguir trabajando. Pocas horas antes de su hospitalización recibió las credenciales de 16 nuevos embajadores en España. Un esfuerzo que se le facilitó trasladando el acto del Palacio Real al de la Zarzuela, su residencia oficial.

Tras el desgaste que ya supuso la famosa crisis de la cacería en Bostuana, la edad del rey, sus frecuentes problemas de salud y la caída de la imagen de la monarquía por la imputación por corrupción de su yerno, Iñaki Urdangarin, que salpica también a la infanta Cristina, azuzan ahora el debate sobre la conveniencia de que abdique en el príncipe Felipe, de 45 años. Ejemplos hay, como el de Beatriz de Holanda y el de Alberto II de Bélgica. Pero Juan Carlos rechaza la idea de plano. "No se ha planteado en ningún momento la abdicación", dijo la semana pasada el jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno.

El Partido Popular (PP) de Rajoy y el Partido Socialista (PSOE) de Alfredo Pérez Rubalcaba tampoco quieren esa opción, sobre todo con el desafío independentista en marcha en Cataluña y en el marco del cual ven la figura del monarca como un activo de la unidad de España. Pero ambos han dado señales de querer regular la figura del príncipe de Asturias.

Felipe asume cada vez más actos de la Corona, pero carece de función y poder delegado porque el papel del heredero nunca ha sido regulado legalmente. Esto conllevará, por ejemplo, que no pueda sustituir al rey en la Cumbre Iberoamericana de Panamá. "Cualquier propuesta de complementar lo que en su esencia está regulado, ha de manejarse con tranquilidad", dijo el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. "Tenemos una regulación suficiente, lo cual no significa que no pueda hacerse alguna complementaria" (dpa).