1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Revisión a subvenciones agrarias de UE son sólo maquillaje

Lo que pretendía - y debía - ser una revisión concienzuda del millonario sistema de subvenciones agrarias de la UE, principal obstáculo para los productos lationamericanos, resultó ser sólo una "reformita".

default

Jornaleros polacos en los campos de Alemania

El Standard, de Viena, Austria: “Lo que debía ser un ‘examen del estado de salud’ de la política común agraria de la Unión Europea no merece ese nombre. A aunque el examen se hizo no pasó nada sustancial.

Las modificaciones de los subsidios reflejan los muchos intereses y el poder de los diferentes miembros de la Unión Europea. Ni siquiera los pagos grotescos pagos directos a los grandes trabajadores del campo de la Unión Europea fueron recortados significativamente.

Y ésta hubiera sido la oportunidad para reordenar, de una vez por todas, el presupuesto agrario de la UE, en vez de hacer pequeños cambios aquí y allá. Se desaprovechó de nuevo la oportunidad para liberar capital

UE seguirá subvencionando lecheras no productivas

El Frankfurter Allgemeine Zeitung, de Frankfurt del Meno, Alemania: "La nueva ministra alemana de Agricultura Ilse Aigner pasó soberanamente su primera prueba en el escenario de Bruselas. No sólo se lo reconoció el presidente del Consejo Europeo Michel Barnier, también lo deberían hacer los grandes consorcios agrícolas del Este alemán a quienes, gracias a Aigner, no les recortaron sino en mínima parte las subvenciones que ahora para los lecheros se entregarán a través de un gran fondo especial de dinero. Sentido no tiene ni lo uno ni lo otro.

En cambio de eliminar subvenciones el capital sigue fluyendo a los bolsillos de los grandes consorcios y promueve a más empresas lecheras que no son capaces de mantenerse en el mercado. Todo a costillas de los contribuyentes.”

Bruselas: ¿ajena al hambre en el mundo?

El Landeszeitung Lüneburg, de Lüneburgo, Alemania: “Antes de que la crisis financiera ocupara los titulares, el globo entero suspiraba por la crisis alimentaria. Precios de alimentos explotando y revueltas de hambre en una docena de países le hubieran tenido que hacer entender a los ministros europeos de Agricultura que el sistema de subvenciones tenía que ser examinado a conciencia. ¿Y qué hace la Unión Europea? Recorta un poco las subvenciones por un lado y las aumenta por otro. El compromiso logrado en Bruselas tiene dimensiones de arreglo de tendero comparado con el hambre que reina en el mundo.”