1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Revelan más detalles sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman

No se encontraron rastros de pólvora en las manos del fallecido, pese a lo cual se mantiene el suicido como hipótesis principal del caso. El arma mortal le fue entregada por uno de sus colaboradores, a petición propia.

Las pruebas obtenidas por los peritos que investigan la muerte del fiscal especial del caso AMIA, Alberto Nisman, no revelaron rastros de pólvora en sus manos, confirmó la fiscal a cargo de la causa, Viviana Fein, que sin embargo mantiene el suicidio como hipótesis principal.

"Cuando levantaron las partículas de residuos de la manos de Nisman, al ser tan ínfima y pequeña la cantidad que se pudo rescatar, no permitió arrojar un resultado positivo al estudio. Es un resultado esperado. Esto no descarta que Nisman se haya disparado", dijo Fein a radio Mitre, de Buenos Aires.

El cuerpo del fiscal, hallado sin vida el domingo en el baño de su departamento, presentaba una herida de bala en la cabeza. A un costado se halló una pistola calibre 22 que un día antes, y por su propio pedido, le había llevado un empleado "cercano", mencionó Fein.

Nisman pidió el arma

Quien le entregó el arma a Nisman se desempeñaba en la fiscalía "desde 2007 en la especialidad de Informática". Lo hacía, explicó Fein, "especialmente a requerimiento solo del doctor Nisman. Trabajaba tanto en la unidad (de investigaciones) como en su domicilio. Era una persona muy allegada", agregó.

La fiscal indicó que se realizarán nuevos estudios en la búsqueda de restos de pólvora en el cuerpo del fiscal, pero recordó que el resultado de la autopsia revelado ayer lunes por la Morgue Judicial determinó "de manera categórica" que Nisman disparó el arma encontrada junto a su cuerpo.

Entre otros exámenes ordenados por Fein se encuentra comparar los datos genéticos del fiscal con los de las manchas de sangre encontradas tanto en la pistola disparada como en el piso del baño.

Fein reiteró que investiga si Nisman fue instigado a suicidarse o si al momento del hecho se encontrara "bajo presión psicológica". Para eso, dijo, consultará si el fiscal se encontraba bajo algún tratamiento médico.

"No descarto la inducción o instigación (al suicidio). Mi función es seguir investigando y, dentro de lo posible, descubrir la verdad de lo que ha ocurrido. Espero tener éxito", sostuvo.

Nisman había denunciado el miércoles a la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kircher, al canciller Héctor Timerman, el diputado kirchnerista Andrés Larroque y a dos dirigentes políticos por supuesto encubrimiento a los iraníes acusados por el atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) perpetrado en 1994. El fallecido tenía previsto concurrir ayer ante el Parlamento para dar cuenta de su denuncia ante los legisladores.

EL(dpa, efe)