Revelan cómo tortura el Estado Islámico a sus rehenes | El Mundo | DW | 26.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Revelan cómo tortura el Estado Islámico a sus rehenes

Simulaciones de ahogamiento, regímenes de hambre y hacinamiento son algunas de las denuncias recabadas por el diario The New York Times.

Exsecuestrados y otras fuentes sirvieron al periódico estadounidense The New York Times para revelar cómo es la vida de los rehenes que están en manos de la milicia radical Estado Islámico. Un artículo publicado este domingo (26.10.2014) asegura que la suerte de las víctimas depende mucho de su pasaporte, y los que peor lo pasan son los estadounidenses y los británicos.

Esto se debe tanto a la política de esos países hacia el EI como a que se niegan a pagar rescates, como sí lo habrían hecho gobiernos europeos. Entre las torturas reseñadas se habla de simulacros de ejecuciones, ahogamiento simulado, raciones de hambre y hacinamiento. Entre los testimonios recopilados están los de cinco exrehenes que compartieron celda con el periodista estadounidense James Foley, asesinado en agosto.

Según ellos, a Foley le colgaron de cabeza del techo de la celda. “Se podían ver las heridas en los huesos de sus pies”, dijo un exrehén de Bélgica. En un video de propaganda del EI divulgado el sábado 25 de octubre, en tanto, se confirma la práctica del ahogamiento o waterboarding. Un periodista que lleva más de dos años secuestrado por el EI dice en ese video que “algunos de los rehenes que intentaron huir fueron torturados con el waterboarding, de la misma manera que presos musulmanes son torturados por sus secuestradores estadounidenses”.

“Esto les pasará si no pagan”

New York Times también asegura que las víctimas viven hacinadas en celdas sin colchones ni mantas suficientes. A veces hasta se pueden contar 19 prisioneros en un espacio de 20 metros cuadrados, al que solo entra luz por algunos orificios en las puertas. Las raciones diarias de comidas cabrían en una taza de té y exhibían a los retenidos videos de decapitaciones: “Estos les pasará si su gobierno no paga”, decían los milicianos.

En un momento hubo un total de 23 rehenes occidentales de doce países distintos en poder del EI. La mayor parte de ellos fueron liberados luego de que sus captores recibieses el pago de rescates. Según esa fuente, los tres rehenes españoles que formaban parte del grupo fueron los primeros en ser separados para tratar de negociar y el primero de ellos fue liberado en marzo, seis meses después de su captura.

DZC (dpa, EFE)