Restos de Pablo Neruda serán analizados en Estados Unidos | América Latina | DW | 12.04.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Restos de Pablo Neruda serán analizados en Estados Unidos

El ministro que investiga la causa de muerte del poeta chileno dijo que serán enviados a Carolina del Norte.

Pablo Neruda y su esposa, Matilde Urrutia.

Pablo Neruda y su esposa, Matilde Urrutia.

El ministro Mario Carroza, que está a cargo de la investigación de las causas de la muerte del poeta chileno Pablo Neruda, confirmó este viernes (12.04.2013) que los restos del Premio Nobel de Literatura serán enviados a Carolina del Norte, Estados Unidos, para que sean analizados por expertos.

Carroza se reunió en la mañana con familiares del poeta, así como con los peritos de distintos países que trabajan en el caso, donde les informó de la decisión. La información se dio a conocer luego que el sobrino de Neruda, Rodolfo Reyes, reconociera la chaqueta y el cinturón que estaban dentro de la urna donde reposan los restos del vate.

El momento de la exhumación en Isla Negra.

El momento de la exhumación en Isla Negra.

“Tras rayos y escáneres que se hicieron tanto a la urna como a los restos, otros se enviaron a laboratorios de Chile y el día de hoy di la autorización para que se puedan sacar muestras de los restos óseos a fin de enviarlos a un laboratorio en Estados Unidos, a fin de que se proceda al reconocimiento de las prendas de vestir”, dijo el ministro Carroza.

Trabajo serio

Más temprano, el abogado querellante, Eduardo Contreras, había informado que solicitaría al ministro Carroza que el cuerpo de Neruda fuera sometido a estudios en Estados Unidos o Suiza, de forma tal de confirmar o descartar la tesis del asesinato. Para Contreras y otras personas, Neruda pudo haber sido asesinado por la dictadura de Augusto Pinochet.

El abogado sospecha que el escritor, militante comunista y quien estaba enfermo de cáncer al momento de perder la vida en septiembre de 1973, le fue suministrado una sobredosis de dipirona. El caso cobró fuerza cuando Manuel Araya, el chofer de Neruda, aseguró que el exsenador empeoró tras ser inyectado con una sustancia desconocida.

El sobrino de Neruda aseguró que el trabajo realizado por el ministro Carroza junto al Servicio Médico Legal de Chile “ha sido bastante serio y se han seguido paso a paso los procedimientos, con bastante acuciosidad. Eso me deja tranquilo, porque están haciendo el máximo de los esfuerzos en reconocer la enfermedad o la muerte de Pablo”.

DZC (dpa, La Tercera)

DW recomienda