Resistencia contra tasa de CO2 para la aviación | Europa | DW | 23.02.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Resistencia contra tasa de CO2 para la aviación

Un grupo de 26 países se propone torpedear el esquema de comercio de emisiones de CO2 que pretende aplicar la Unión Europea a las líneas aéreas que operen en su territorio, para combatir el calentamiento global.

default

Estelas que dañan el clima.

En Moscú tuvo lugar el primer encuentro de países que se resisten a aceptar las disposiciones adoptadas unilateralmente por la Unión Europea en cuanto a las emisiones contaminantes de los aviones. La UE quiere imponer a las líneas aéreas que vuelan a destinos europeos la obligación de pagar por parte del CO2 que emiten.

“Demostramos nuestra determinación de solicitar que se deje sin efecto o se posponga la aplicación de esos pagos”, dijo el viceministro ruso de Transporte, Valeri Okulov, tras el encuentro de dos días, en el que participaron 26 países, entre ellos China e India. Cada país decidirá, no obstante, por cuenta propia cómo proceder contra los dictados de la UE. Por ejemplo, algunos podrían prohibir a sus propias líneas aéreas tomar parte en el esquema de comercio de cuotas de emisiones, siguiendo el ejemplo de China, que hizo el correspondiente anuncio en enero.

El sistema de comercio de emisiones

Flugzeug Kondensstreifen Verschmutzung Klimawandel Sonne

Las emisiones contaminantes de los aviones están en la mira de la UE.

La Unión Europea es el único bloque económico que cuenta con un sistema de comercio de emisiones de CO2 para la industria. A partir de este año, el esquema se aplica también a las aerolíneas. A las empresas se les asigna inicialmente, en forma gratuita, una cuota del 85 por ciento de los derechos de emisión de CO2. Para cubrir el excedente deben comprar certificados. Las líneas aéreas tendrían la obligación de pagar por ellos, por primera vez, en 2013. Posteriormente habría de reducirse en forma paulatina el porcentaje de derechos gratuitos. Si las compañías aéreas se niegan a participar en este comercio, corren el riesgo de ser multadas o de que, en último caso, se les prohíba operar en Europa.

El ministro de Transporte ruso, Igor Levitin, afirmó que para aplicar semejante sistema se requiere el consentimiento de todos los Estados agrupados en la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, IATA. Y agregó que la medida adoptada por la UE en solitario conducirá indefectiblemente al aumento de precio de los pasajes. Un portavoz de la línea aérea rusa Aeroflot cifró los costos del comercio de certificados en aproximadamente 800 millones de euros hasta el 2025.

Ausencia de contrapropuestas

Connie Hedegaard, Comisaria de Acción por el Clima.

Connie Hedegaard, Comisaria de Acción por el Clima.

Un portavoz de la Comisaria europea de Acción por el Clima, Connie Hedegaard, aseguró que, de ser necesario, la UE defenderá su normativa ante la Organización Internacional de Aviación Civil (OIAC). “En lugar de criticarnos, los otros países deberían hacer propuestas constructivas si realmente son partidarios de un acuerdo global para proteger el clima”, indicó.

Desde hace años se pugna en el seno de la OIAC por un sistema global para reducir las emisiones de CO2. La organización dispone de un mecanismo de arbitraje que podría entrar en acción si se presentaran allí denuncias contra la UE. Las autoridades europeas se muestran confiadas de salir airosas, tal como ocurrió en el caso de la demanda presentada por líneas aéreas estadounidenses ante el Tribunal Europeo de Justicia. Esa corte determinó que la disposición de la UE no contraviene el derecho internacional.

Autor: Rolf Wenkel /Emilia Rojas

Editor: Pablo Kummez

DW recomienda