1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Represalias y extorsiones

Rusia se ha convertido en un proveedor poco confiable de gas para una Europa altamente dependiente desde el punto de vista energético, dice la prensa este martes.

default

Gasoducto en la helada estepa ucraniana.

El periódico Dziennik, editado en Varsovia, dice al respecto: “Moscú ha dejado de ser un proveedor confiable y Ucrania es hoy un inseguro país de tánsito; un pequeño ladrón de gas. Es difícil reconocer a tales países como socios plenos. Por eso, crecen las posibilidades de concretar dos proyectos. El primero es negativo para Polonia, mientras que el restante nos trae ventajas. Si no es posible garantizar el tránsito de gas a través de Ucrania y el gaseoducto a lo largo de Bielorrusia no tiene capacidad suficiente, debe construirse el gaseoducto del Báltico. Esto sería una ganancia para Rusia, pero también una posible ventaja para Polonia. Además, está cada vez más cercana la realizacion de la propuesta polaca encuanto a acordar garantías para el suministro de energía en casos urgentes, a nivel de la Unión Europea.”

Represalias y extorsiones

El comentario de The Times, de Londres: “El corte del suministro a Ucrania resta credibilidad a Moscú como proveedor confiable de gas a Europa. Una y otra vez, Vladimir Putin utiliza los recursos de su país para ejercer represalias o extorsionar a las antiguas repúblicas soviéticas que se atreven a cuestionar el poder de Rusia. Esto es especialmente claro en el caso de Gergia. Así como el embargo petrolero de 1973, la politiquería rusa en torno del gas obliga a Occidente a procurarse cuanto antes fuentes de energía alternativa. Moscú, ciertamente, no debe vender su gas a precios por debajo de lo que marca el mercado. Pero cerrar la llave de los gaseoductos no sólo interrumpe el suministro, sino también la confianza y la credibilidad a largo plazo.”

Súper año electoral

Otro tema se discute hoy, y es el de las propuestas del gobierno alemán para paliar los efectos de la crisis a través de medias fiscales. Desde Suiza, el Neue Zürcher Zeitung escribe: “Ha comenzado el Súper Año electoral en el país y el excesivo flujo retórico se torna parte de la normalidad. El que los principales protagonistas hayan exhibido moderación hasta ahora se debe ante todo a que pueden demostrar una capacidad constructiva que es muy apreciada por los electores.”

Pagarán terceros

El Rhein Zeitung, de Koblenz, aborda así el tema: „El paquete de rescate crece y crece, sin aparente efecto secundario. Pero si las partes invoucradas se dedican a aceptar casi todo, la cuenta la tendrán que pagar terceros: las generaciones posteriores.”

Se necesita autocrítica

El Leipziger Volkszeitung se ocupa de la posición socialdemócrata de cara a estos acontecimientos: “El SPD debe ser autocrítico y preguntarse cómo se ganará de nuevo la confianza que ha perdido entre la clase media trabajadora. Finalmente, son muchos los técnicos especializados y los empleados que se cuentan entre sus votantes. Incrementar de manera desproporcionada el poder de compra de aquellos que no poseen ingresos reforzaría en la clase media la impresión de que está siendo tratada injustamente. Esto profundizaría la tumba electoral de la socialdemocracia.”

Caro e inefectivo

El punto de vista del Lübecker Nachrichten, desde Lübeck: “Pequeñas correcciones aquí y allá son poco percibidas por los ciudadanos. Pero lo cierto es que crean agujeros importantes en el presupuesto público. Esto puede resultar caro e inefectivo. El mayor impulso al consumo viene de los precios de los combustibles, que por el momento bajan y bajan. Pero no se sabe más. Si ni siquiera estos grandes alivios funcionan, tampoco lo harán las minúsculas ventajas fiscales.”

DW recomienda