1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Renuncia el primer ministro de Rumania, Víctor Ponta

El primer ministro de Rumania, Víctor Ponta, anunció hoy su renuncia, según informó en la televisión rumana el presidente del partido socialdemócrata PSD, Liviu Dragnea. Ayer miles exigían que dimitiera.

Víctor Ponta, de 43 años, está imputado por acusiones de corrupción. El Parlamento rumano se había negado a despojarle de su inmunidad como diputado, lo que impidió su posible detención.

Decenas de miles de rumanos habían exigido en la noche del martes la dimisión de Ponta después de que un incendio en una discoteca en Bucarest dejara en la noche del pasado viernes 32 muertos. Muchos rumanos atribuyen el siniestro a la extendida corrupción en el país.

Protesta en Facebook

Una manifestación organizada en la red social Facebook con el propósito de exigir la dimisión del alcalde del sector cuatro de la capital rumana, Cristian Popescu Piedone, se convirtió ayer, martes, en una protesta contra el Ejecutivo, encabezado por el socialdemócrata Víctor Ponta.

Los manifestantes vincularon la inacción en la lucha contra la corrupción del Gobierno con la tragedia y la falta de controles de seguridad por parte de las autoridades. "Por la sangre de los jóvenes, los corruptos a la cárcel", "Asesinos" o "Ponta, dimite", fueron algunos lemas que gritaron los manifestantes.

Tras protestar durante una hora en el Palacio Victoriei, sede del Gobierno, los manifestantes también se dirigieron hacia el Ministerio de Interior para pedir la destitución de su responsable, Gabriel Oprea.

En la Plaza Victorie, una multitud aplaudió un camión de los bomberos en señal de agradecimiento por su trabajo durante el rescate de las 400 personas que asistían al concierto de un grupo rumano de rock en el club Colectiv, una antigua fábrica de zapatos en la época comunista.

Concierto en local "sin salidas de incendio"

Fue durante un concierto en este local, que carecía de permiso para organizar espectáculos, cuando un artefacto pirotécnico inicio un fuego en unas de las almohadillas de protección de un pilar. Algunos testigos aseguraron que en el club no existían salidas de incendio y que se habían utilizado materiales inflamables para insonorizar.

Las autoridades temen que el número de muertos pueda aumentar, ya que 90 de los heridos siguen en estado crítico. Además de presentar graves quemaduras, muchos de ellos han sufrido lesiones provocadas por la avalancha humana y otros por inhalación de gases tóxicos. El presidente de Rumanía, Klaus Iohannis, señaló el pasado fin de semana que los fallos de seguridad causaron el incendio.

CP (dpa, efe)