1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Rematan el primer contrato discográfico de Los Beatles

El primer contrato discográfico de los Beatles, cuando la banda era totalmente desconocida, fue vendido en Nueva York a un comprador anónimo por unos 83.000 euros, informó la casa de subastas Heritage Auctions. En el documento, de varias páginas, aparecen las firmas de cuatro músicos (con Peter Best en la batería en vez de Ringo Starr). La casa de subastas aspiraba en realidad a reunir 150.000 dólares.

El contrato era la pieza más cotizada del museo sobre Los Beatles de Hamburgo, Alemania, que fue cerrado hace tres años y cuyo principal legado fue subastado ahora en Manhattan. La mayor parte de los 300 objetos se vendió sólo por un par de cientos de dólares. La colección fue reunida durante años por el alemán Uwe Blaschke, que los donó al museo “Beatlemanía Hamburgo”, pero tras su muerte inesperada en 2012 y las deudas que dejó pendientes, la exposición fue cerrada después de solo tres años. Blaschke era considerado el mayor experto en los Beatles de Hamburgo, la ciudad donde despegó la carrera de los músicos de Liverpool.

La muestra incluía documentos, fotos poco conocidas, autógrafos y objetos relacionados con la “beatlemanía”. Aunque abarcaba toda la carrera de la banda, se centraba sobre todo en los comienzos en Hamburgo, cuando los músicos se presentaban por muy poco dinero y aspiraban a triunfar.

Bert Kaempfert grabó con ellos y con Tony Sheridan “My Bonnie”, pero el disco “Tony Sheridan & The Beat Brothers” se vendió mal en Alemania. Sin embargo, gracias a la grabación Los Beatles llamaron la atención de quien se convertiría en su mánager, Brian Epstein, e iniciaron así su inigualable carrera. Como curiosidad, los músicos no entendían una palabra del contrato con Kaempfert... pues estaba en alemán.

A la colección pertenece asimismo una postal enviada por Ringo Starr a su abuela desde Hamburgo en la que le dice que se lo está pasando genial (“... having a fab time”). La tarjeta fue vendida por 4.250 dólares. Uno de los primeros discos de la banda, cotizado en 10.000 dólares, se vendió por 25.000. (dpa)