1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Refugiados: ¿Sin futuro en Uruguay?

Mientras Europa vive una crisis humanitaria de refugiados que buscan desesperadamente asilo, en Uruguay varias familias sirias renuncian a él y exigen su retorno a El Líbano, o a la misma Siria. ¿Un sinsentido?

Asilados sirios en Uruguay acampan frente a la sede del Gobierno en Montevideo para presionar su salida.

Asilados sirios en Uruguay acampan frente a la sede del Gobierno en Montevideo para presionar su salida.

Cinco familias compuestas por 42 personas a las que Uruguay dio asilo presionan ahora su salida del país desde la Plaza de la Independencia, frente a la sede del Gobierno en Montevideo.

Todo comenzó con un viaje fallido. Después de vivir casi un año en Uruguay, a donde fueron llevadas las 5 familias sirias, escogidas en un campo de refugiados de Naciones Unidas en El Líbano y reasentadas en el país suramericano, una de esas familias quiso entrar a Europa vía Estambul. Pero las autoridades turcas de inmigración no reconocieron su salvoconducto.

A pesar de ser un “Título de Identidad y Viaje”, expedido por el ministerio uruguayo de Exteriores, no fue reconocido por Turquía, cuya policía optó por retener a los viajeros durante 23 días, para luego deportarlos a Uruguay. A su regreso, los sirios que habían sido llevados por el “Programa de Reasentamiento de Personas Sirias del Líbano en Uruguay”, del expresidente Mujica, llegaron a una conclusión: “Uruguay no nos garantiza la libertad de movimiento”. El grupo, presumen unos, teme no poder volver a viajar para reencontrarse con sus familiares. Otros creen, por el contrario, que los adultos intentarían buscar asilo en Europa, más exactamente en Alemania, a pesar de que los niños ya se desenvuelven con el español.

¿Algo de impaciencia?

Según la oficina del Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR) en Buenos Aires a DW, “dicho documento cumple con los estándares de Naciones Unidas”. Javier Miranda, secretario de Derechos Humanos de la Presidencia dijo, por su parte a El País de Uruguay, que “comprende pero no comparte el reclamo de las familias sirias”. Miranda explica que los 42 refugiados sirios “no cuentan con pasaporte uruguayo porque aún no cumplen con el tiempo de permanencia”.

Hasta última hora fue imposible hablar directamente con Javier Miranda, quien se encontraba en reuniones de emergencia con el grupo gubernamental y de la ONU que busca una solución al problema.

Uruguay: ¿muy caro para refugiados?

Los refugiados sirios alegan además que “Uruguay es demasiado caro y que el gobierno les mintió diciéndoles que recibirían una mensualidad de 1.500 dólares”, como lo expresaron a dpa. Miranda, por su parte, aclara a la misma agencia que el dinero que entrega el Estado “está calculado para permitirles vivir dignamente”.

Según la Secretaria de Derechos Humanos de Uruguay, se trata de un subsidio que se divide en dos partes: una mensualidad máxima de 25.000 pesos uruguayos (unos 676 euros) por familia para vestuario, transporte y enseres que cobran contra presentación de comprobantes durante el primer año de estadía. El otro es un monto fijo de un mínimo de 29.000 pesos (unos 888 euros) que puede ser superior, según el número de integrantes de cada familia, durante dos años. Además tienen servicios de salud y educación gratuita. Los subsidios pueden acumularse a cualquier ingreso que perciban por trabajo.

Uno de los refugiados adultos contó a La Tercera, de Chile, que consiguió un trabajo en donde ganaba 400 dólares (unos 12.000 pesos uruguayos). Pero que “con 12 hijos no se puede vivir”.

Las relaciones

Para obtener una idea de la relación entre las sumas recibidas por los refugiados y el precio de los productos básicos DW habló con Gabriela Alanis, una ciudadana uruguaya de a pie, quien expresa comprensión por las exigencias de los refugiados sirios: “Todo indica que la administración anterior que les ofreció asilo no evaluó a cabalidad todas las cosas”. “En todo caso”, agrega Alanis, el salario mínimo en Uruguay es de 10.000 pesos (unos € 306) y un almuerzo normal cuesta unos 250 pesos (unos € 8). Cifras que DW corroboró con el Ministerio de Trabajo de Uruguay.

Pero para Gabriela Alanis, más importante que el dinero que reciban los asilados, es la falta de expectativas para estos refugiados, porque “si Uruguay no le ofrece ni educación ni trabajo a muchos de sus ciudadanos, los refugiados van a estar en mayor desventaja”. Según esta trabajadora de la hotelería en Uruguay, muchos en su país creen que “la pomposa oferta de asilo a estas familias sirias fue más bien un golpe publicitario con el que el pasado gobierno quiso impactar, aunque no podía cumplir. Todo a expensas de los refugiados”.

Por último, Miranda aseguró a El País de Uruguay que “yo como gobierno no puedo asumir la responsabilidad de facilitar que los sirios se vayan a un país en guerra. Si mañana mueren en Siria ¿yo que hago?".