1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Refugiados: difícil integración en el mercado laboral

447.000 refugiados presentaron en 2015 una solicitud de asilo en Alemania: un récord. Pero hasta ahora pocos se benefician del auge económico en el país.

Los refugiados que llegaron el año pasado a Alemania aún no se benefician del auge económico en el país. Al contrario: los primeros relevamientos estadísticos revelan que la desocupación entre los refugiados provenientes de Irak y Siria supera el promedio.

Esa es una conclusión central contenida en el “Informe Social 2016 sobre Alemania”, encargado por la Oficina Federal de Estadísticas, la Central Federal de Educación Cívica, el Centro Científico de Investigaciones Sociales de Berlín (WZB) y el Instituto Alemán de Investigaciones Económicas (DIW).

“Los resultados indican que la integración de los refugiados en el mercado laboral será un gran desafío para los próximos años”, dice Mareike Bünning, del WZB.

Los investigadores analizaron la desocupación entre los refugiados, constatando que en el caso de los iraquíes, por ejemplo, el número de personas con empleo es prácticamente el mismo que el de desocupados. La mayoría de los refugiados provenientes de Siria, por el contrario, no tienen trabajo.

La situación ha empeorado

En comparación con 2011, la situación de los principales grupos de refugiados ha empeorado, lo cual contrasta con la positiva evolución del mercado laboral en Alemania. En abril de este año, la tasa de desempleo en el país fue del 6,3 por ciento.

En el informe también se analiza la situación de los aproximadamente 16,4 millones de personas en Alemania con trasfondo migratorio. Las personas más amenazadas por bajos ingresos son particularmente aquellas con escasa cualificación profesional.

Grado de satisfacción, relativo

Sin embargo, justo ese grupo de población se halla particularmente satisfecho con su vida en Alemania. “Los inmigrantes comparan su vida en Alemania con el nivel de vida en su país de origen y ven su situación mayormente como positiva”, dice Bünning.

El grupo de los inmigrantes y sus descendientes provenientes de países extraeuropeos está conformado por 3,7 millones de personas. Unos 5,9 millones pertenecen al grupo de los trabajadores inmigrantes y sus familias que llegaron a Alemania en los años 1950 y 1960 y están considerados separadamente en la estadística. Las personas de origen alemán que inmigraron provenientes de Europa Central y Oriental suman 4,2 millones.

Según el informe, uno de cada cinco habitantes de Alemania posee actualmente un trasfondo migratorio. Entre la población más joven, el porcentaje es mayor aún: ya antes de la llegada de refugiados, en 2015, uno de cada tres niños en Alemania tenía raíces extranjeras.

DW recomienda