1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Eurodinámica

Red antimosquitos con insecticida integrado

Un millón de personas muere anualmente víctima de la malaria, el 90% en África, según Naciones Unidas. La lucha contra los mosquitos que transmiten este mal ha sido poco exitosa. Una simple red ofrece mayor protección.

Anopheles gambiae.

Anopheles gambiae.

“Invertir en el futuro, derrotar la malaria”, es el lema de la OMS, que dedica este año a la lucha contra la malaria. Justo este 25 de abril se ha celebrado el Día Mundial de la Malaria para llamar a intensificar el combate contra dicho mal.

Una red puede salvar vidas. Aunque aún siga siendo un método rudimentario, una combinación de red con insecticidas ofrece la más efectiva protección. La clave: usarla!

Y aunque en Europa hay redes antimosquitos hasta con cierre automático, su alto costo impide la utilización masiva en poblaciones pobres que apenas tienen acceso a redes de baja calidad que se rompen fácilmente y no prestan el servicio permanente que se necesita. Científicos alemanes han fabricado por eso una red que tiene la resistencia requerida en los campos del trópico.

La mayoría de las víctimas de los mosquitos son niños menores de cinco años. Y los niños en esta edad se van a la cama temprano. Justo cuando cae el sol y el anofeles, que transmite la malaria, inicia su mayor actividad.

Anopheles gambiae.

Anopheles gambiae.

“Por eso una red antimosquitos es tan importante”, dice el médico Jürgen May, del Instituto alemán para Medicina Tropical Bernhard-Nocht, con sede en Hamburgo.

“Una red sigue siendo la mejor protección de las picaduras del anofeles de la malaria porque su actividad es nocturna”.

Hay aproximadamente 400 especies de anofeles, de las cuales 30 a 40 transmiten cuatro especies diferentes de parásitos del género plasmodium, causantes de la malaria humana, pues también hay otras que causan malaria en aves, ratones, simios y otros animales. El anofeles de Gambia empero, transmite el parásito más peligroso, el Plasmodium falciparum

Pero no basta tener una red, hay que usarla también. Su uso debe hacer parte de la rutina diaria, como cepillarse los dientes. Solo unas pocas horas de sueño sin red antimosquitos pueden ser fatales.

“La red debe ser cuidada, como las plantas que necesitan agua. Si la red no es impregnada con insecticidas regularmente, pierde parte de su función. Los daños del tejido también ser reparados.”

Aunque hay algunas redes livianas y flexibles que se pueden lavar fácilmente, su fibra se rompe también con facilidad.

“Esas desventajas de las redes convencionales me llevaron a pensar en fabricar redes más duraderas, aunque sean más rígidas”, cuenta Frederic Baur, agrónomo de Bayer CropScience, con sede en la francesa Lyon, que se ocupa de la lucha contra enfermedades transmitidas por insectos.

“El reto fue lograr ambas cosas: fabricar redes resistentes y que la gente las utilice. La idea es que las redes ya contengan el veneno que repele los mosquitos.”

La solución: el diseño de una fibra altamente resistente con suaves fibras de polipropileno que tienen una característica especial: como en la ropa deportiva confeccionada con partículas de nanoplata que actúan como elementos antibacteriales, la tela utilizada para las redes anti-mosquito es tejida con materiales que ya contienen insecticidas. Frederic Baur:

“Estas redes preimpregnadas pueden lavarse más 30 veces sin que pierdan la efectividad de protección, como lo ha confirmado la ONU.”

Otra ventaja, según los científicos es que las redes pre impregnadas no representan ningún riesgo de intoxicación si un niño se lleva a la boca su tela. La red se llama Life-Net y Bayer planea fabricar millones. La demanda es grande: 500 millones de personas contraen malaria cada año.

Autor: Fabian Schmidt /José Ospina-Valencia

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema