1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Rebeldes sirios entrenados por EE. UU. entregaron equipamiento a Al Qaeda

Tras un desmentido inicial, el Pentágono admitió que rebeldes sirios a los que entrenó entregaron armas y vehículos suministrados por EE. UU. al Frente Al Nusra, rama local de Al Qaeda.

Se trata del último golpe contra el programa de 500 millones de dólares que el departamento de Defensa de Estados Unidos puso en marcha para crear, entrenar y equipar la bautizada como Nueva Fuerza Siria. La fuerza rebelde debía ser capaz de combatir a la milicia extremista Estado Islámico (EI), sin que Estados Unidos tuviese que desplegar soldados sobre el terreno.

El portavoz del Comando Central estadounidense, el coronel Patryck Ryder, señaló que la unidad rebelde contactó a las fuerzas estadounidenses el viernes (25.09.2015) y les informó de que habían entregado equipamiento −seis camionetas y munición− a "un intermediario sospechoso" del Frente al Nusra, los pasados 21 y 22 de septiembre.

"Si es exacto, el informe de que miembros de las Nuevas Fuerzas Sirias entregaron equipamiento al Frente Al-Nusra es muy preocupante y una violación de las guías del programa de entrenamiento", apuntó Ryder. Las camionetas y la munición suponen un cuarto del total del equipamiento que EE.UU. había ofrecido a los rebeldes y fueron entregados "supuestamente a cambio del paso seguro a su área de operaciones", señaló el comando estadounidense.

Más dudas sobre la efectividad de la estrategia

Esta nueva revelación añade más dudas sobre la efectividad de la estrategia que está siguiendo el Pentágono en Siria. Unos 75 combatientes entrenados por Estados Unidos entraron en Siria la semana pasada y tomaron posiciones en el frente contra el EI en la provincia de Alepo, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos.

Se trataba del segundo grupo de combatientes en cruzar la frontera desde Turquía, después de que otro grupo de 54 efectivos cruzara en julio, pero fuera atacado por Al Nusra. Sin embargo, el propio jefe del Comando Central, el general Lloyd Austin, reconoció la semana pasada que sólo "cuatro o cinco" de ese grupo seguían operativos dentro del país.

Esta cifra está muy lejos de los 5.000 rebeldes sirios que Washington anunció que quiere instruir, y el Pentágono admitió que ese objetivo no se va a cumplir en el corto plazo. Así que funcionarios estadounidenses aseguran que el Ejército está buscando "mejores maneras" de desplegar a los combatientes sirios y destacan los éxitos de las fuerzas kurdas en Siria, que hicieron considerables avances este año contra los yihadistas y con apoyo aéreo de Estados Unidos.

Según expertos, los reveses sufridos por el programa de entrenamiento estadounidense coinciden con el aumento de la asistencia militar de Rusia al presidente sirio, Bashar al Assad, alegando que sus fuerzas son las únicas capaces de combatir al EI sobre el terreno.

RML (efe, dpa)