1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Rebeldes libios esperan orden militar para tomar bastión de Gadafi

Prosigue el sitio sobre Bani Walid, uno de los últimos bastiones de Muamar al Gadafi en Libia. Pero cuestiones de tipo étnico aplazan la posible acción militar para la toma de ese sitio, donde podría hallarse Gadafi.

default

Tropas rebeldes rodean uno de los últimos bastiones de Gadafi.

El Consejo Nacional de Transición libio aún no tomó la decisión de tomar por la fuerza la ciudad de Bani Walid, tras la ruptura de las negociaciones con los seguidores de Muamar al Gadafi que se atrincheran en uno de los últimos feudos del ex dictador, informó hoy la televisión Al Yazira.

Los insurgentes quieren evitar una guerra civil con los últimos fieles a Gadafi, pues los combatientes de las dos partes forman parte del mismo clan, el mayor del país, los warfalla.

Las negociaciones para la entrega pacífica de la ciudad se rompieron el domingo y los rebeldes anunciaron que podrían iniciar el asalto en las siguientes 24 horas, pero aún se espera la orden de la cúpula militar, que por el momento no llega.

Los rebeldes no descartan encontrar allí a Gadafi y a sus hijos, que habrían encontrado refugio y protección por los ancianos del clan en Bani Walid.

La ciudad del desierto de unos 50.000 habitantes, situada a unos 150 kilómetros de Trípoli, es uno de los pocos feudos que le quedan a Gadafi, junto con su ciudad natal Sirte y la ciudad militar de Sebha.

¿Ignoró China el embargo de armas a Libia?

Por otra parte, pese al embargo existente, China intentó vender armas al régimen libio de Muamar al Gadafi en las últimas semanas de su existencia, aseguran los diarios "The New Yor Times" y el canadiense "The Globle and Mail" citando a miembros del Consejo de Transición Nacional libio.

 Los funcionarios de la autoridad se refieren a su vez a documentos descubiertos por un corresponsal canadiense en los que se habla de un tanque, lanzamisiles y munición por valor de 200 millones de dólares fabricados por empresas estatales chinas que Pekín quería suministrar a Gadafi a través de Sudáfrica o Argelia.

Los textos en árabe, publicados por la web del diario canadiense, son auténticos, aseguraron miembros del consejo nacional de transición al "New York Times".

 Miembros de la Secretaría de Estado norteamericana y del Pentágono aseguraron no saber nada de ese tipo de comercio y dijeron que necesitan más tiempo para analizar los documentos. Un portavoz de la OTAN en Bruselas expresó sin embargo dudas en los documentos pero destacó que no los conoce.

DPA

Editor: Enrique López

DW recomienda