1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Rebeldes houthi toman el poder en Yemen

Tras la dimisión del presidente y del gobierno hace dos semanas, los insurgentes disolvieron el Parlamento y anunciaron una Constitución interina.

Los rebeldes chiítas houthi que tomaron el control de la capital de Yemen, Saná, provocando la dimisión del gobierno del presidente Abd Rabu Mansur Hadi el pasado 22 de enero, anunciaron este viernes (06.02.2015) la disolución del Parlamento, la creación de un Consejo Nacional provisional de 551 miembros y la elaboración de una Constitución interina, que regirá por un período de transición de dos años.

El Consejo elegirá a cinco miembros, quienes gobernarán el país mientras dure la transición. El grupo tendrá la función de formar un gobierno de unidad nacional, según el artículo 16 de la declaración constitucional. La ceremonia fue realizada en el palacio presidencial de la capital yemení y contó con la presencia de representantes de varios partidos, entre ellos exministros de Estado, lo que da a entender que se trata de una decisión que cuenta con respaldo político.

El periodista y miembro de los houthi, Abdel Karim al Hiwani, inauguró la conferencia destacando que la fase interina es “el comienzo de una nueva era en la que la patria avanzará hacia la seguridad”. Añadió que “estamos aquí para cumplir las aspiraciones del pueblo. Esta revolución llegó para subrayar que esta patria se merece sacrificios, para limpiarla de la corrupción y de los corruptos”.

Preocupación en la ONU

Miles de opositores a los houthi salieron a las calles de Taiz, en el suroeste del país, para protestar por lo que consideran “un golpe de estado”. En las protestas, que también se vivieron en otras partes del país, se pidió al Ejército que intervenga para proteger lo que consideran la “legitimidad de las instituciones estatales constitucionales”. Yemen padece severos problemas de seguridad, especialmente en el sur, donde la filial local de Al Qaeda y grupos separatistas son muy fuertes.

Los rebeldes asaltaron en diciembre la capital Saná y controlaron importantes territorios. El clan se sentía discriminado desde hace mucho tiempo por las políticas del gobierno dominado por sunitas. La situación es compleja, pues los houthies también luchan contra Al Qaeda. Por su parte, la ONU expresó su preocupación por la toma del poder llevada a cabo por los rebeldes y el enviado especial para Yemen, Yamal Benomar, regresó a Saná para intentar mediar en la crisis.

DZC (dpa, EFE, Reuters)