1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Realidades tras el gran telón de la diplomacia

Tras una cumbre regional histórica habría que preguntarse: ¿lograrán estos abrazos de la diplomacia revertir la situación política económica y social de Cuba?

Castro y Obama se dan el histórico apretón de manos.

Castro y Obama se dan el "histórico" apretón de manos.

La VII Cumbre de las Américas en Panamá deja tres evidentes hitos históricos: los encuentros cara a cara de dos enemigos irreconciliables durante más de medio siglo, Cuba y Estados Unidos; la apertura de una tónica nueva en las relaciones de la potencia del norte con sus vecinos del sur; y el reforzamiento de la OEA como una organización auténticamente panamericana gracias a la reincorporación de Cuba y a la decisión de Obama de abandonar la que considera una errada política hegemónica de las anteriores administraciones de su país hacia América.

El presidente Obama debía sortear con elegancia el conflicto con Venezuela y Cuba para tender nuevos lazos con los países de América y poner freno a una de las mayores preocupaciones de la Casa Blanca hoy: la pretensión de Vladimir Putin de reconquistar y aposentarse de nuevo en la región, en acciones bastante coordinadas con uno de sus socios, Irán, y con la competencia en lo económico (pero el apoyo en lo geopolítico) del otro gran aliado de Rusia, China.

La actuación de Obama fue impecable: Venezuela no logró consenso para una declaración final de la cumbre condenando el reciente decreto ejecutivo de Obama contra siete altos cargos chavistas; tras la declaración de 26 expresidentes latinoamericanos y españoles contra los gobiernos de la región por su silencio ante el encarcelamiento de líderes de la oposición en Venezuela, varios jefes de Estado tomaron una evidente distancia de Maduro en materia de derechos humanos; e incluso los presidentes del Caribe y Centroamérica, dependientes de los subsidios petroleros de Venezuela, se reunieron con Obama, primero en Jamaica y ahora en Panamá, para solicitar la ayuda estadounidense para sus problemas energéticos.

El otro gran ganador fue Raúl Castro. Tras sus tres encuentros con el presidente norteamericano en Panamá, es ya un hecho el regreso del gobierno de La Habana a planos protagónicos en foros latinoamericanos. La única dictadura del continente ha ganado así voz y voto en esos escenarios, pero también se hizo evidente que en esta nueva era la alta política está dispuesta a priorizar el acercamiento económico y político, aunque ello signifique mirar hacia otro lado ante la violación de los derechos Humanos en la isla y ante el empoderamiento de herederos sanguíneos o ideológicos del castrismo que, según encuestas, serán los mayores (y quizás los únicos) beneficiados con la apertura económica de la nueva era económica que se avizora.

Juan Luis Aldein ya tiene su atuendo propicio. Ahora solo le faltan los derechos ciudadanos, como al resto de cubanos.

Juan Luis Aldein ya tiene su atuendo propicio. Ahora "solo" le faltan los derechos ciudadanos, como al resto de cubanos.

Las contradicciones se sucedieron en esta Cumbre: el mítico trovador Silvio Rodríguez cantaba alabando a la Revolución y su hijo Silvito El Libre lo hacía condenando a la dictadura; Obama se reunía con miembros destacados de la Sociedad Civil Independiente de Cuba y Venezuela, mientras Raúl Castro y Nicolás Maduro se negaban a asistir a la clausura de ese foro, en protesta por la participación de “mercenarios imperialistas” en esos debates; una delegación que ante la prensa decía defender con ideas la Revolución apeló sólo al grito, la ofensa y la indisciplina reventando los debates que pudieron seguir su curso respetuoso sólo cuando los oficialistas cubanos decidieron retirarse ante la condena casi unánime del resto de las delegaciones.

Raúl Castro hablaba en su discurso de “nuestra disposición al diálogo respetuoso y a la convivencia civilizada entre ambos Estados dentro de nuestras profundas diferencias”, pero sigue condicionando ese diálogo a que se elimine a Cuba de la lista de países terroristas, se levante el embargo, y se respete la perspectiva dictatorial desde la que La Habana observa los derechos humanos y las libertades. Los hechos demuestran que el gobierno cubano no tiene interés en aplicar esa premisa del diálogo y la convivencia civilizada en el plano nacional, y aunque se celebre avances hacia un mejor entendimiento político regional, preocupan tan grandes saltos en la tolerancia hacia el régimen de La Habana mientras la situación política, económica, social y de los derechos humanos en la isla sigue estancada.